Para algunos la etapa de experimentación con el maquillaje es la adolescencia. La mía empezó a los 24. A esa edad empecé a tener claro cuál era mi piel (mixta), sus problemas (ocasionales granos), qué me quedaba bien y qué no. Con los básicos descifrados, me animé a probar técnicas y productos que creí que estaban fuera de mi alcance en cuanto a habilidades manuales -que no son muchas- por el solo hecho de divertirme.

Y con esa nueva mentalidad recibí las nuevas paletas de L’Oréal Paris. Pero, como todo es mucho más divertido de a dos, nos juntamos con Helena Bonomo, quien maneja la estrategia digital de Couture (y además es una gran amiga), a probarlas.

Infallible Total Cover Color

¿Quién iba a imaginarse que ponerse verde y violeta en la mitad del rostro era una buena idea?

Círculo cromático.

Bueno, pues lo es. Esta paleta funciona aplicando teoría de color, esa misma que aprendimos en dibujo en el liceo. El verde anula el rojo (granitos, rosácea, costado de la nariz), el amarillo y naranja al violeta (ojeras, moretones, ejem… chupones) y el violeta sirve de highlighter o para manchas amarillas. La paleta es súper completa y está hecha para resolver todos los problemas que podemos llegar a tener, pero eso no significa que cada uno tenga que usar todos los colores. Hay que mirar el rostro e identificar qué se quiere disimular, y a partir de ahí elegir el mejor color para corregir.

Cómo queda la paleta de corrección. No le tengan miedo a la intensidad del color, cuando ponen base se funde bien.

La consistencia en crema es buena para cubrir imperfecciones, pero para que no quede muy pastosa una buena idea es aplicar la paleta con los dedos, así la calentamos y derretimos con la temperatura corporal. Luego ponemos base, fundimos y listo.

La Infallible Total Cover Color puede usarse para ocasiones especiales, como para hacer un make up bien cubritivo y elaborado, o para todos los días aplicando sutilmente previo a una bb cream o polvo. Sin duda un gran aliado para tener en el arsenal.

Infallible Total Cover marrón

Esta paleta es “hermana” de la anterior, pero se usa después de la base es para corregir y hacer contouring. Y acá hay que derribar un mito: el contour no te hace quedar como una Kardashian (ya quisiera), sino que los distintos tonos de beige sirven para que el rostro no quede plano al aplicar la base. Ofrece profundidad y dimensión.

Acá va el aporte de Helena: “Aprendí el valor del contouring en una era pre-Kardashian, cuando mi madre me explicó que la magia del maquillaje está en las luces y sombras, como en los dibujos. Nunca fui buena en lo que es motricidad fina (ni gruesa, si vamos a ser honestas), por eso la paleta de L’Oréal Paris funcionó: permite lograr un buen maquillaje a puro finger-painting y, al ser en formato crema, no peligramos polvo suelto. Se lleva muy bien con el beauty blender, que permite fundir los tonos con más facilidad”.

Foto: IStock/Pinterest.

El highlighter (tonos más claros) lo aplicamos en los pómulos, nariz y el arco de cupido, las zonas donde normalmente reflejaría la luz. Luego, con los tonos más oscuros se acentúan las sombras en los cachetes, frente y costados de la nariz. Básicamente, en la contracara del highlighter.

El tema con el contouring es que no sabemos que lo necesitamos hasta que lo usamos y la profundidad y dimensión que nos dan son necesarias para un buen look. Bien usada esta paleta es mucho mejor que el Photoshop y puede transformarnos la cara -en el buen sentido, eh- resaltando nuestros mejores atributos. Combinada con un blush, es la receta para el rostro perfecto. Tal vez no es para uso cotidiano porque las uruguayas no solemos producirnos tanto, pero es imprescindible para salidas nocturnas y fiestas.

¡Aprecien esas luces y sombras! Ah, mi labial es Infallible Paints Matte.

Infallible Paints Blush

Las otras paletas se trataban de corregir y mejorar que, seamos sinceras, no es lo más divertido -aunque no podemos negar el factor lúdico de aplicarse verde con los dedos-. Con la piel ya preparada con la base Infallible Pro Glow pasamos a usar los blush. A priori podríamos pensar que hay una sola forma de usarlos: en los cachetes (el tip es sonreír y donde se marca aplicar). Pero lo cierto es que el blush tiene espacio para la experimentación. Con esta paleta podemos combinar varios colores para un look único o aplicar en un área más grande para un efecto más dramático.

Nos copamos con el make up y lo usamos al otro día para venir a trabajar.

Además, los colores son tan lindos que nos animamos a usarlos de sombra y quedan alucinantes, sobre todo el más anaranjado -si quieren aprovechar al máximo la pigmentación en el modo “sombra” pueden mezclarla con agua y hacer un delineado geométrico que tuvimos la intención pero no las habilidades para hacer-. Viendo los colores, no podemos evitar imaginarlos combinados con un outfit monocromo de rojo o rosa.

Todo lo que queríamos hacer pero no supimos.

En resumen

Las tres paletas son geniales para quienes ya tienen los básicos cubiertos y quieren llevar su maquillaje a otro nivel, explorando algunas técnicas y herramientas un poco más elevadas, pero sin necesariamente ser profesionales.

Para quienes tienen imperfecciones, la Infallible Total Cover color es un gran aliado. La marrón es perfecta para ocasiones especiales y los blushs son una buena idea para quienes quieren ponerle un poquito de de color a la rutina.

Cada paleta tiene un precio sugerido de $ 790 y se encuentra a la venta en farmacias y perfumerías.