Cuando Diesel anunció que iba a comenzar a publicitar su nueva campaña en la página PornHub (uno de los sitio web de pornografía más visitado de Estados Unidos) causó revuelo. De esta forma, la marca creada por Renzo Rosso y dirigida por Nicola Formichetti dejaba de lado a las revistas y páginas de moda para optar por un medio totalmente distinto, y la movida le funcionó a la perfección: según reveló Dazed la estrategia fue un éxito y la marca percibió un “aumento de 31%” (aunque no revela si fue en visitas o compras). La campaña también acompaña al medio: en ella se ve a un casting bastante diverso con frases provocativas y divertidas con mucha insinuación.

Foto: Diesel
Foto: Diesel
Foto: Diesel
Foto: Diesel

Diesel es la más reciente marca en unirse a esta tendencia emergente de optar por canales alternativos de publicidad, enfocándose sobre todo en páginas y aplicaciones de citas y pornografía. Meses atrás Calvin Klein pautaba su última campaña en Tinder, mientras que el pasado febrero JW Anderson encabezaba titulares al anunciar el livestream de su desfile a través de Grindr (a los usuarios les llegaba una invitación con el link a la web del diseñador). “Creo que la moda es también una plataforma sexy” dijo Anderson al anunciar la alianza con la aplicación gay, “somos todos humanos, así que naturalmente tenemos que estar sexualmente atraídos por otra persona. Algo similar pasa con la ropa.” Esta fue la primera asociación de la app, que cuenta con más de 1 millón de usuarios activos cada minuto en todo el mundo, con la industria de la moda, pero no será la última. El año pasado contrataron a la agencia de relaciones públicas PR Consulting, una favorita de las marcas de moda y casualmente la que también representa a JW Anderson.

La campaña de Calvin Klein en Tinder / Foto: Global Dating Insights
La campaña de Calvin Klein en Tinder / Foto: Global Dating Insights
Foto: NY Mag
Foto: NY Mag

Tanto Grindr como Tinder son aplicaciones de descarga gratuita por lo que la convierte en el lugar ideal para llegar a un público que no necesariamente revisa páginas web de moda todo el tiempo. Tampoco es casualidad que tanto la campaña de Diesel como la de Calvin Klein incluyan hashtags o temas como la sexualidad, nuevamente adaptándose a generaciones que asumen a estas aplicaciones, el “online dating” y el uso de un lenguaje propio como algo totalmente natural.

Todas estas acciones también se alinean a un mundo cada vez más abierto en cuanto a la sexualidad, ya sea relacionándose con la aplicación gay más importante o plasmando en las campañas distintos tipos de relaciones y pareja. Al final de cuentas la moda y el sexo se han relacionado desde hace muchos años por lo que ya no puede escapar del momento social y cultural en el que vivimos. Seguramente cada vez más marcas se sumen a estas geniales movidas.