*Foto: Flavio Giusti para Couture

Si MoWeek es el momento en el que la moda local de corte más comercial brilla en su máximo esplendor, Mondesign es la oportunidad con la que cuenta la moda más conceptual para deslumbrar, y tiene todo para hacerlo. En la edición 2017, que tuvo lugar el jueves 1º (para prensa) y viernes 2 de junio (para familia y amigos), desde la Escuela Pablo Giménez y Montevideo Shopping no escatimaron a la hora de planear la puesta en escena. Como desde hace cuatro años, el estacionamiento del shopping se trasformó en pasarela. Con escenografía minimalista con toques artísticos, pantallas LED -que eran muy útiles a la hora de saber a quién correspondía cada pasada- y un backstage digno de ser visto, los 50 estudiantes de la Escuela no podían haber tenido mejor ocasión para presentar sus colecciones.

Los invitados fueron llegando desde las 19 hs para vivir la experiencia de los stands de marcas y el copioso buffet, pero el desfile comenzó pasadas las 20.30 hs, con una demora que al final de la noche pasó factura. Desde Couture el foco estaba puesto en Fashion Front, una instancia en la que se invitó a distintos medios a crear cinco estilismos que los representen. La curaduría estaba inspirada en el slogan del shopping: “Todo lo que puedas imaginar”. Así convocaron a Dress, Galería, Blog Mondesign y Couture a que recorriéramos el shopping buscando insumos para esos cinco looks, demostrando cómo, con similares posibilidades, cada uno presenta su propia visión de la moda.

Fashion Front Couture. Foto: Flavio Giusti para Couture.
Fashion Front Blog Mondesign. Foto: Flavio Giusti para Couture.

A Fashion Front le siguió un segundo bloque a cargo de alumnos del tercer semestre de la Tecnicatura en Diseño de Indumentaria, que presentaron “Nuevos Posibles”, las colecciones masculinas. El objetivo de este proyecto-proceso es que los estudiantes experimenten y trabajen sobre la morfología de la silueta masculina, llevada a un plano más conceptual.

Luego fue el turno de los estudiantes del último semestre de la carrera, quienes expusieron su última colección y proyecto de egreso. Cada diseñador o equipo desarrolló una colección de seis conjuntos, con libertad de inspiración, siempre con argumentos y funcionalidades que cumplieran con la consigna elegida.

Finalmente el tercer bloque se centró en la nueva edición de Rediseña, un proyecto original de Montevideo Shopping, para la cual se invitó nuevamente a la Escuela de Pablo Giménez. Diez equipos seleccionados, conformados por alumnos y egresados, trabajaron en los últimos meses en conjunto con diez marcas de Montevideo Shopping para crear la cápsula Rediseña 2017, que estará a la venta en el shopping.

Foto: Flavio Giusti para Couture.

Sobre Fashion Front by Couture

Lo increíble de la experiencia es que nos permitió materializar el espíritu de Couture, luego de atravesar un proceso de autoconocimiento, que comenzó un poco de casualidad en la previa con el taller de esencia de marca de Eva Medalla y Antonia Echeverri al que nos invitó Itaú. Allí definimos una serie de valores Couture, resumidos en modernidad, inspiración y picardía 🙂 y armamos un moodboard donde se destacaban colores como el rosa y el amarillo, un toque de glitter, el valor de lo natural y otras inspiraciones. Luego armamos un board en Pinterest, tomando elementos de estilismos de tendencias que venimos anunciando en Couture, con elementos como el power suit, el pantalón deportivo, el 501, las medias cortas, abrigos de pieles de colores, las caravanas con pompones y más. Todo eso mezclado con Solange (¡obvio!) y salimos a buscar a los locales adheridos del shopping. Fue todo un desafío y tuvimos que apelar al guardarropas masculino (un éxito el traje de Club House y el Levi’s 501 de hombre), pero generamos cinco looks que fueron un hit hasta entre las modelos que los lucieron (las queremos, chicas).

Este punto de vista de Couture es algo que une a todo el equipo, es una forma de mirar al mundo y de entender a la industria de la moda. Lo que intentamos con los looks fue crear belleza, pero con desenfado y con un toque de picante, sin quedarnos en lo que esperable o lo convencional. De este modo también aplicamos la filosofía de intentar ser la mejor versión de uno mismo, desde dentro y hacia afuera. Entendemos la moda como un facilitador expresivo de búsqueda de armonía, integrando en su lenguaje las tensiones de este mundo complejo en el que vivimos, pero siempre con un guiño feliz.

Nadia Wtsch con traje masculino de Club House y remera Levi’s. Foto: Flavio Giusti para Couture.
Foto: Flavio Giusti para Couture.
Todos los looks. Las marcas que usamos para hacerlos fueron: Magma, Levi’s, Manos del Uruguay, Grandvision, Adidas, Club House, Aldo, Forever 21 y Lacoste. Foto: Flavio Giusti para Couture.

Sobre Mondesign 2017

No es novedad que somos fans declaradas del trabajo de la Escuela Pablo Giménez. Sin embargo esta edición de Mondesign, y pese a la increíble experiencia de Fashion Front con todo el equipo (nuestra asistente, Isa Campomar, se merece mención aparte), no fue la que más nos deslumbró. La demora y la cantidad de bloques de tantos alumnos no ayudó, por supuesto, aunque entendemos que es difícil organizarlo de otra manera para que todos puedan brillar. Pero sobre todo fue la falta de una estética más nueva, emocional, que tocara nuestra fibra, lo que faltó. Entendemos que quizá sea un tema generacional y que no todos comparten esta visión. Por poner un ejemplo, Vetements, una de las marcas más icónicas de este momento, apuesta por la transgresión al borde de la fealdad, y junto a Gucci son quienes hoy marcan el ritmo de la moda.

Libídine por Agustina Latorre. Foto: Flavio Giusti para Couture.

Al ver desfilar las colecciones de los estudiantes -sobre todo de las de egreso- notamos que muchos de ellos también están parados en ese otro mirador, uno donde el foco estético está puesto en la transgresión, en lo grotesco, que es otra búsqueda distinta. Por honrar este camino hacia el choque, se pierde a veces la profundidad de la propuesta textil, del recurso formal o de la experimentación conceptual, que es lo que esperamos de un evento como este. Por supuesto que siempre hay excepciones: nos encantó Ecdisis, la colección de Ángelo Castro; adoramos el trabajo textil de Tikva de Lorena Echeverría y nos resultó interesante el movimiento de las piezas de Igual por Valentina Moro.

Más allá de los reparos o diferencias que podamos tener, aplaudimos que haya un espacio donde los estudiantes puedan animarse a explorar todas sus inquietudes artísticas y en el que solamente tengan que responder a sí mismos y a sus profesores, sin preocuparse de si se venderá o no. Y por eso hay que agradecer a Pablo Giménez, que siempre busca correr los límites. No en vano las colecciones masculinas se llaman “Nuevos Posibles”, que nos obligan a pensar en el futuro. Esperamos con muchas ansias, así, la edición 2018 de Mondesign.

Desfile Valentina Moro. Foto: Flavio Giusti para Couture.