La moda comercial se rige por las exigencias del mercado, por qué se usa y qué no, y eso restringe sus posibilidades. Por eso es tan importante el trabajo de los estudiantes, que tienen la oportunidad de explotar al máximo su creatividad y realizar colecciones conceptuales, explorando una estética y buscando una voz propia. Y también es vital que existan espacios donde puedan mostrarlo e impactar a un mayor número de personas. Uno de esos espacios es Mondesign, el evento de moda de Montevideo Shopping junto con Integra Escuela Pablo Giménez, donde los alumnos presentan sus trabajos de egreso.

La semana pasada se realizó su quinta edición, en la que el clásico desfile mutó en fashion presentation (más acotado y fuera del esquema de pasarela) y el foco pasó a estar en Mondesign Market, un mercado de piezas únicas de esas colecciones, para ver, tocar y comprar. El formato renovado probó ser un acierto: en la moda siempre hay que estar en movimiento.

Rediseña Home. Foto: Majo Casacó para Couture.
Foto: Majo Casacó para Couture.
Foto: Majo Casacó para Couture.
Rediseña. Prenda hecha a partir de desperdicio textil de GAP. Foto: Majo Casacó para Couture.

Además, Mondesign mantuvo su apuesta por el upcycling y la sustentabilidad a través del proyecto Rediseña, en el que se invitó a 14 duplas para que tomaran prendas en desuso de diferentes locales del shopping y las transformaran en algo nuevo. Además, en esta ocasión también tuvo su componente de diseño industrial llamado Rediseña Home, para el que convocaron a estudiantes del EUCD. Un espejo – tocador construido con desechos de la decoración navideña de La Papelaria, mobiliario a partir de maderas de Divino o individuales hechos con excedentes de Kaunas.

Así, el día del evento, cuando entramos al estacionamiento pudimos ver de cerca las piezas de las diferentes colecciones. Este año el nivel fue particularmente alto con trabajos muy bien logrados, tanto en concepto como realización. Nos llamaron especialmente la atención los de Valentina Amor, Irene Giudice y Adrián Cano, aunque todos tenían su atractivo.

Colección Irene Giudice. Foto: Majo Casacó para Couture.
Colección Valentina Amor. Foto: Majo Casacó para Couture.
Colección de Adrián Cano. Foto: Majo Casacó para Couture.
Colección de Adrián Cano. Foto: Majo Casacó para Couture.

Sin embargo, entre tantas propuestas había una que se despegaba del resto: la de Carla Rocha, “Ruptura”. Su paleta minimalista pero potente, compuesta por blanco, negro y rojo llamaba la atención a primera vista. Las piezas, realizadas con organza, tul y seda, tenían un trabajo artesanal increíble que no solo era un placer ver de cerca, sino que creaba verdaderas esculturas. “Ruptura” no solo fue la colección más impresionante de la noche, sino que dejó la vara muy alta para las próximas generaciones de graduados. Además, se presentará en nombre de Integra en la Graduate Fashion Week de Londres, gracias al apoyo de Montevideo Shopping y Scotiabank.

Colección de Carla Rocha. Foto: Majo Casacó para Couture.
Foto: Majo Casacó para Couture.
Foto: Majo Casacó para Couture.

Y como nos quedamos con ganas de saber más de la colección de Carla Rocha la entrevistamos vía whatsapp, que contestó desde Londres.

Contanos más del concepto de la colección y qué te inspiró. Noté una influencia de Rei Kawakubo, ¿puede ser?

Ruptura, justamente trata sobre romper. Romper para construir. Mi colección habla de una crisis, de la búsqueda de mi identidad. Fue un proceso que ha acompañado una vivencia personal y me ha servido como catalizador a lo largo de desarrollo del concepto e influyó en cada decisión. Una de mis influencias e inspiración de algunas prendas fueron las construcciones de la arquitectura oriental. Rei es una de las artistas que trabajan con estos conceptos y la admiro mucho.

El nivel de detalle y de trabajo artesanal era sorprendente, ¿lo hiciste todo vos? ¿Cómo fue el proceso? ¿Cuánto tiempo llevó?

Mi paso por Integra tuvo que ver con la búsqueda aspectos artísticos y conceptuales de la moda que complementaran mi formación técnica previa. Estudié cuatro años en UTU y aprendí muchísimo de alta costura en los talleres de Martha San Martín, una de mis grandes mentoras que me inculcó la pasión que hoy siento por este trabajo.

El proceso total insumió algo más de cinco meses entre la investigación conceptual, la transformación textil y volumétrica hasta el desarrollo de cada una de las prendas y accesorios. Cada prenda fue confeccionada por mí, al igual que todos los accesorios, con la ayuda de mis mejores amigas, que me ayudaron a acelerar los tiempos de confección siguiendo mis indicaciones. A ellas y a su colaboración totalmente desinteresada les debo mucho. No suelo tercerizar las tareas más duras de confección porque necesito que cada detalle se haga como lo imaginé, por eso esta vez, que el proceso fue una carrera contra reloj, confié en personas que me quieren y me conocen bien.

Foto: Majo Casacó para Couture.

¿Qué materiales usaste?

La elección de los materiales fue a partir de la investigación en texturas, lo que quería representar fue la evolución de un conjunto a otro, cada textura representa un concepto, hay un protagonismo de organza, tul y seda camisera. Son telas nobles de alta costura que me resultan familiares, sé cómo trabajarlas y cómo funcionan. Con esta habilidad me permití crear con ellas algo diferente y presentarlas de un modo no convencional.

Es una colección súper conceptual y arriesgada que no se suele ver en marcas uruguayas -no hay mercado, tampoco-. ¿Cómo ves tu pasaje a la moda más comercial? ¿Qué te gustaría hacer una vez que termines la carrera?

Desde el principio, como sabía que existía la posibilidad de participar del Graduate Fashion Week en Londres, opté por concebir una colección con estatura internacional. De ahí el riesgo: dentro del ámbito académico es justamente donde podemos animarnos a tomar esos riesgos, hay menos presiones del mercado y uno puede volar más con la imaginación.

Uno de mis objetivos fue poner en mente que tenía que hacer algo digno de competir con estudiantes de las universidades más prestigiosas del mundo y confiar en mi criterio. En ese proceso dudé muchas veces de si estaba tomando el camino correcto o no, y a veces hasta último momento algunas cosas no me terminaban de convencer. Pero finalmente logré plasmar materialmente lo que había imaginado y me encanta que todo el trabajo haya dado sus frutos.

Desde hace siete años dirijo mi propio atelier donde diseño y confecciono vestidos a medida para eventos especiales, de eso vivía y vivo actualmente, y ahora, tras mi egreso de la Escuela, empiezo a tomarme a mí misma como artista con una base más sólida. Mi próximo proyecto es agregar una línea demi-couture a mi marca, me encantaría llevar el nivel de la alta costura a prendas más comerciales y adaptar conceptos complejos a lenguajes más accesibles de interpretar para el consumidor no especializado pero inquieto por la búsqueda de un diferencial.

Pueden seguir el desarrollo de la colección de Carla en el blog de Mondesign y sus redes, y acercarse a ver y consumir los productos de Rediseña y Rediseña Home en Mondesign Market hasta el 18 de junio en el segundo nivel frente a Zara.