Las mochilas y carteras de MUSS Leathers se caracterizan por cuidar todos los detalles, hasta los más pequeños. Por ejemplo, su mochila Roma -que es la última incorporación al catálogo- tiene cierres dobles que bajan hasta los extremos, para que sea más sencillo guardar la computadora, entre otras cosas. Viene con un bolsillo sobre la espalda, para evitar robos. Las terminaciones internas son impecables. Es que las piezas de la marca están hechas para ser lindas, sí, pero también y por sobre todo, funcionales y prácticas.

Eso parte de la formación de las emprendedoras detrás de MUSS, Silvina y Sofía Salgado. Sofía es diseñadora industrial, “mi enfoque es más desde lo productivo y funcional que desde la moda”, cuenta. Silvina, por otro lado, es Ingeniera en Alimentos, y si bien no se encarga de diseñar, maneja las redes sociales y le encanta observar y descubrir lo que necesitan las clientas. “La mujer uruguaya se compra LA cartera cada uno o dos años y por eso busca que sea funcional, porque la usa todos los días y en distintos contextos”, explica.

Mochila Roma. Foto: MUSS Leathers.
Foto: MUSS Leathers,
Foto: MUSS Leathers.

Además, no trabajan colecciones, por lo que sus piezas no están atadas a una temporalidad. “Todas las mujeres pueden identificarse -y enamorarse- de alguno de nuestros productos”, sostienen.

MUSS tiene resuelto además uno de los principales dolores que aquejan a las marcas locales: cuenta con su propio taller, que es una suerte de laboratorio creativo. Allí Sofía se puede permitir hacer pruebas y muestras para llegar al producto óptimo, que luego enviará a producir de manera tercerizada (con distintos proveedores según el producto) para poder escalar. Esta forma de producción también les da la libertad de poder customizar los productos, algo que va en aumento, sobre todo en sus ventas al exterior. Si una clienta lo pide, pueden cambiar el color de los cierres (dorados o plateados), grabar las iniciales e incluso crear un bolsillo especial que cierre con clip, como les pidió una chica de Estados Unidos que se compraba la mochila para irse de viaje.

Las posibilidades del shop online

Foto: MUSS Leathers.

Hoy MUSS vende parte de su producción al exterior a través de Amazon y Etsy. El púbico extranjero, según cuentan, es muy diferente al local. “Afuera nos va muy bien porque es un público consciente, que aprecia mucho lo hecho a mano, y que busca lo artesanal. Sobre todo en Etsy nos hacen muchas preguntas sobre cómo trabajamos”, explican. Los principales mercados son Estados Unidos, Reino Unido y Australia, pero les han llegado pedidos hasta de los Emiratos Árabes Unidos o Corea del Sur. La magia del shop online.

En Uruguay, en cambio, los clientes las eligen por la ecuación diseño – precio -calidad. En el interior del país están más acostumbrados a comprar vía web -sobre todo las carteras, que no tienen talle- y en Montevideo también han tenido gran recepción, también en hombres, que compran a forma de regalo. “Les encanta que a las 24 horas ya lo puedan tener en la oficina. Son grandes clientes, incluso a veces los asesoramos”, cuentan.

La dupla detrás de MUSS

Sofía y Silvina Salgado. Foto: MUSS Leathers.

Después de trabajar un tiempo en una trading, Sofía Salgado decidió retomar un hobbie que tenía desde chica- hacer accesorios de cuero- en un emprendimiento. Así empezó a diseñar sus primeras piezas y a mandarlas a confeccionar. Sin embargo, no estaba contenta con los resultados. ““Mandaba a hacer las cosas en talleres y nada llegaba al resultado que yo quería, o que me pareciera que pueda llegar a ser aceptado en el mercado, incluso. Quiero que la gente compre lo que hago porque le encanta, no me gusta vender por vender. Como no lo lograba hacer exactamente lo que quería en un taller me compré una máquina y empecé el curso de carteras y productos de cuero en la UTU. Con eso logré por fin llevar a la realidad lo que me imaginaba, sobre todo los detalles. Lo que me pasaba antes es que la industria es la misma hace 50 años y cuando pedía innovar en algo se daban bastantes encontronazos. Entonces, habiendo aprendido a hacer las cosas y cómo pedirlas, hubo un gran cambio. Aprendí a hablar el idioma del taller”, explica.

Hace un año se sumó al equipo su hermana, que venía de un background totalmente distinto. Ingeniera en Alimentos de formación pero con un posgrado en Marketing, Silvina, decidió hacer un cambio de vida y poner en pausa la vida de laboratorio para dedicarse de lleno al emprendimiento MUSS. Lo primero que hizo fue estandarizar procesos y luego se encargó de distintas áreas como la fotografía y las redes sociales.

Al manejar un pequeño taller y las fotos in-house pueden hacer una muestra de un modelo, sacarle fotos enseguida e ir testeándolo en las redes sociales para ver cómo responde el público. En función de esto ajustan los modelos y la cantidad a producir.

Foto: MUSS Leathers.

El futuro

“Entre nuestros proyectos, está el de montar un taller distinto, con nuevas tecnologías, donde podamos fusionar las tendencias con el oficio que está arraigado desde hace años. También nos gustaría que sea un showroom y que la gente pueda ver el detrás de escena” cuentan Silvina y Sofía. Esta visión, de poder renovar una industria que se ha mantenido prácticamente estanca, combinada con su capacidad de personalizar pedidos y ajustar la producción en función de la demanda, las alinea con las tendencias de la industria de la moda a nivel global, que en este momento se encuentra reinventándose.

Los más vendidos de MUSS

Cartera/ mochila convertible Maia

Foto: MUSS Leathers.

Sobre/ billetera Jess

Foto: MUSS.

Mochila Malva mini

Foto: MUSS.