*Foto: Papier Maché

Según analistas y publicaciones (Euromonitor, bof, the guardian), el mercado de la moda para niños es la categoría mas dinámica y con más crecimiento dentro del sector de la moda y el calzado desde hace unos años, y prevén que seguirá así por un tiempo. Observan que las tendencias que provocan esto son las del crecimiento de la natalidad y el convertirse en padres a una edad mayor en algunos países con gran peso en el mercado mundial como Estados Unidos o Reino Unido; la explosión de Asia en el consumo de productos de moda (Asia del Pacífico es el mercado más importante para los productos de moda para niños) y la importancia que tienen las redes sociales en la rápida difusión y exposición de estilos de vida e imagen. Compartir cada momento de la vida de los hijos desde que son bebés, la exposición de los hijos de las celebrities y la realeza y el acceso de los mismos niños a Facebook e Instagram los convierte cada vez más temprano en seres conscientes de la moda, en personas que deciden qué ponerse.

Las principales casas de moda del mundo tienen su sección Kids: Stella Mc Cartney, Marc Jacobs, Kenzo y Dolce y Gabbana entre otras. Algunas adaptan los estilos para los niños, otras tienen una propuesta más que interesante que no hay que perderse. Pero hay todo otro mundo de marcas, sobre las que me quiero detener por su novedad; porque parten desde otra sensibilidad, que tienen en común una visión fresca de la niñez, inocente pero no tonta. Una niñez que va más allá del rosa y el celeste, del superhéroe y la princesa, que maneja otras historias, distintas, que hablan de juegos, de naturaleza, de sueños abstractos, de quedarse absorto jugando con piedritas o viendo aburrido como los rayos de luz pasan por la ventana. Estas marcas tienen una gran gama de prendas que no vienen rotuladas con el género “de nena” o “de varón”, sino que son unisex. Muchas manejan el estampado como diferencial, ubicando el arte de una manera muy cercana a la niñez, otras se centran en la pureza de los materiales y las texturas.

En estas marcas hay un contenido creativo y un peso que creo que es importante para la moda, mas allá de si es para niños o grandes. El buen diseño, la autenticidad… la calidad que proponen (entendiendo calidad como algo más que la costura o la composición de materiales sino la prenda en su globalidad) es una fuente de inspiración y modelo a seguir para toda una gama de productos ya sea de vestimenta, accesorios, mobiliario… Hablan de un estilo de vida maduro, y adulto, porque plantea una vida cercana a los niños, familiar, real.

Estas son algunas de las marcas que hay que conocer:

Foto: Bobo Choses

Bobo Choses es una marca de Barcelona que tiene un espíritu muy bohemio y artístico, que resulta muy atractiva por los temas inocentes o naïf y los estampados. Es una empresa que además ya lanzó su línea para mujeres, que va en el mismo sentido: mujeres jóvenes, creativas, cómodas, vanguardistas.

The Animals Observatory es una marca que tiene un par de años, fundada por la ex diseñadora de Bobo Choses, ahora asociada al dueño de Muji, una ex Directora de Arte que trabajaba para publicidad que decidió tomar otro camino, Laia Aguilar.

Ambas marcas tienen una propuesta muy interesante no solo por los estampados, sino por los tipos de prendas que proponen para niños, prendas cómodas, de uso cotidiano, simples pero cargadas de actitud e identidad de marca. Manejan una espíritu fresco con una atmósfera mediterránea, ligada al aire, a la naturaleza, a una manera de vivir cómoda y desenfadada, un niño descalzo que corre por la playa como en un texto de Italo Calvino, como en una obra de Picasso.

Foto: Bobo Choses

   

Foto: The Animals Observatory

Mini Rodini es otra marca muy interesante, fundada en Suecia por la ilustradora de apellido Rhodin. Sus productos tienen una gran presencia de estampado, ilustraciones que mantienen una identidad a lo largo de los años y al paso de las colecciones. Las prendas son de formas bastante simples dentro de los tipos de prendas para niños y son hechas principalmente con algodón orgánico. Mini Rodini ya ha desarrollado colecciones con Adidas usando los estampados en prendas y calzado. Nunca he visto una prenda Mini Rodini en vivo, nunca la he tocado, pero es una marca que se precia de su excelente calidad.

Foto: Mini Rodini

Wolf and Rita es una empresa portuguesa que tiene unas prendas que van un poco mas allá en las formas de las prendas, vestidos un poco más complejos, más arriesgados, cuellos grandotes, volados asimétricos.… Desarrolla colecciones con estampados de artistas como Castelbajac, también muy mediterráneo, colorido y fresco.

Foto: Wolf and Rita

 

Otras marcas son Caramel, en Londres, ya un poco más seria y lujosa, más sumergida en la neblina londinense, más clásica aunque preciosa. Tiny Cottons, también de España, Motoreta… y tantas otras que se van conociendo a medida que uno se sumerge en la moda para niños.

Foto: Caramel

Siguiendo la misma línea pero viniendo más cerca, en Argentina se puede destacar a Bosco y Kom, también con el fuerte en el diseño de estampado.

Foto: Bosco

Las ferias del rubro cada vez adquieren más importancia. Las tendencias van unidas a las de adultos, aunque solo desarrollan algunos aspectos además de proponer nuevos temas y enfoques. Hay varias publicaciones impresas que se pueden seguir o comprar, para mí las más interesantes son Milk Magazine, francesa, disponible para la compra online y Papier Maché, australiana, solo disponible para la compra física, por lo que a veces en su recorrida por el mundo termina sin llegar. También está Kids Wear… todas tienen unas editoriales de moda bellísimas, a la altura de las mejores revistas internacionales de moda para adultos.

Los productos para niños y bebés, tanto de moda, como juguetes y accesorios, son parte de un gran e importante mercado, que en breve, en esta primavera de la moda y del diseño que vive Uruguay, va a comenzar a crecer y a generar un público cada vez más crítico de los productos que consume para sus hijos, buscando la calidad con todo lo que ello significa: belleza, tendencia, sustentabilidad, autenticidad.