Y nada de “Mi Pequeño Pony” por favor. Ahora maduramos y queremos zambullirnos en el idílico mundo de fantasías, milagros y secretos de los unicornios. El maquillaje y la comida de unicornios y sirenas es tendencia, y el exitoso lanzamiento de ayer del Frapuccino unicornio de Starbucks confirmó que no se van a ir a ningún lado. Sin duda, es la forma perfecta de escapar de la dura realidad, que a veces se sobrecarga de malas noticias.

“Ser humano se está volviendo muy complicado. Es hora de ser un unicornio”, tal vez sea la frase que más se reproduce bajo el hashtag #unicorn. Y en mi opinión, la explicación más lógica y leal que le encuentro a todo esta exhibición ‘unicorniana’. Pues, las leyendas cuentan que tales animales mitológicos sólo aparecían ante mujeres vírgenes, atraídos por su pureza y belleza. A sabiendas que lejos estamos de ser una reproducción de la Virgen María en pleno SXXI, sería demasiado extravagante pensar que un unicornio quisiera ser nuestro amigo. Es más, lo imagino sorprendido por tener que dotarnos de sus atributos para apaciguar nuestra condición humana. Pues bien querido ‘no’ amigo: si no hay amistad te copiaremos a imagen y semejanza hasta alcanzar tu sanación: galletas glitter, fundas de celulares rainbow, maquillajes glow, esmaltes de uñas galaxy, bolsos con cuernos y mi abuela en pijama mameluco celeste.

via GIPHY

El 2016 fue el gran año para los alimentos de unicornio. Donuts tan hermosos como para guardarlos de souvenir, cupcakes que podría haberlos hecho la mismísima Katy Perry, cookies con mucha brillantina a lo Calu Rivero; cafés y smoothies con cantidad de colores y texturas; hasta los famosos bowls de acaí se colgaron de sus destellos rainbow. Debo aceptar que la comida unicorniana me resulta tan terapéutica como libro de Osho. ¿Acaso a quién no le saca una sonrisa?

Sushi de unicornio.

Es como si comiera la donut con una mano y con la otra me enchufara a un canal receptor de 220 voltios. ¡PURA ENERGÍA! El 2016 quedó atrás, pero la ola unicorn food sigue en pie. De hecho, ayer mismo Starbucks lanzó su #UnicornFrappucino, ¿alguien más se muere por fotografiarlo?

https://www.instagram.com/p/BTB-v2aFzFi/?tagged=unicornfrappuccino

De la mano de los alimentos, van vivitos y coleando los accesorios. No hay blogger, sobrino, hija, abuela, perro ni mucho menos tatuaje que no haya caído en la dulce tentación. Fundas de celular, anotadores, lápices, inflables, ositos, sábanas, cuadros de pared … Y en el sector moda tampoco se los olvidó, pisando cada vez más fuerte en firmas de indumentaria accesibles. Es el caso de las remeras de Pull and Bear, las medias Primark, las camperas de Bershka. ¿Alta Costura? Cómo no, Margot Robbie sorprendió con un cancherisimo vestido de Alexander McQueen para el estreno de Escuadrón Suicida, película que protagoniza. En fín, falta que Da Vinci resucite para pintarle un cuerno a la Mona Lisa.

Ahora bien, el 2017 viene perfilado a puro trazo glitter y brocha unicornio incluida. Semejante magia transformadora no podía pasar desapercibida ante las firmas más famosas de cosmética y bienestar. Y es que en plena época de libertinaje y giros culturales que desafían las normas típicas de belleza y de género, la creatividad artística de la cosmética unicorn viene como anillo al dedo. Fantasía y realidad se vuelven uno y hacen del #unicornmakeup la última obsesión estética.

En Instagram, el hashtag #unicornmakeup supera las 10.000 publicaciones, ya el doble de lo que hasta hoy acumuló el boom del #unicornfood. En Pinterest, “unicorn makeup brushes” (brochas de maquillaje de unicornio) se han guardado al menos 35.000 veces. En Google, los productos más buscados son las brochas, las pestañas postizas y las sombras de iluminación. Aunque los must de belleza no terminan ahí sombras de ojos glitter, barras labiales super pop, pestañas postizas xxl, tintes eclécticos, pasteles, holográficos y nacarados, apliques de bijoux, aerosoles y pegatinas galaxy … Una moda sin limites ni excesos. Más bien un maquillaje que cruza a la vereda de la teatralización, que abusa de los rasgos y límites del rostro o sencillamente se centra en crear una mirada todopoderosa. Una oportunidad surrealista y liberadora. (Y sí, sería el gran momento para que José María vuelva con su “es maaagggiicooouu”).

#unicorn #makeup #eyeshadow #glitter #eyemakeup #unicornmakeup #gorgeous #flawless #eyebrows #makeuponpoint #eyebrowsonfleek

Una publicación compartida de @unicorns_are_bae56 el

No podemos olvidar la estética del cabello, pues si bien en las redes se reduce al hushtag #unicornhair, su vanidad forma parte de toda esta puesta en escena. Firmas como L’Oreal ya han lanzado sus propios productos de coloración temporal con Washout de Colorista. 11 colores entre pasteles e intensos que permite cambiar todos los días sin problema alguno. A la coloración se le suman otros estilos, siendo los geles glitter para las raíces el boom en las redes.

https://www.instagram.com/p/BQtE_ZIBSUO/?taken-by=sophiehannahrichardson

Tanto la blogger @sophiehannahrichardson como la youtuber @kimberleymargarita son expertas en esto y ambas han capturado mi atención. Más allá del maquillaje, veneran la tendencia como un estilo de vida. Vale la pena conocer y seguir sus trabajos estéticos que en mi opinión son verdaderas obras de creatividad e inspiración. Estas artistas de maquillaje me recuerdan que en el fondo aún seguimos siendo niñas (aunque algunas ya tengamos 30 años, ehem…) y con su #unicornmakeup gritan, “todo es posible”. Es entonces cuando recuerdo a Frida Khalo y, con total respeto y admiración, la cito: “Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas un unicornio para volar?”.

https://www.instagram.com/p/BRpFkArh9WI/?taken-by=kimberleymargarita_