»Exihibición sobre Paul Poiret en el Metropolitan Museum
»La frase: “Armonía y afinidad con el perfume que oculta”
»Por Celina McCall y Monica Zanocchi | Tiempo de lectura: 4’23”

Irónicamente, un nombre hasta ahora desconocido para la gran mayoría, hizo con que nombres como Ives St. Laurent, Chanel, Balenciaga, Dior y tantos otros brillaran como estrellas de un firmamento que antes era exclusivo de celebridades de otras artes, como el cine, el teatro, la pintura y la música.

Paul Poiret: el Rey de la Moda, una exhibición inaugurada el 9 de mayo en el Museo Metropolitano de Nueva York, y que podrá ser vista hasta el 5 de agosto, revindica a este genio olvidado de la moda. Muchos empezaron a preguntarse quien sería esa persona que merecía exponer sus creaciones en ese famoso centro de las artes.

»Poiret

Paul Poiret (1879-1944) fue un visionario de la moda, que reinó en París durante la Belle Époque. Ese período fue marcado por grandes acontecimientos, como la emancipación femenina y la democratización de la moda, que fue posible debido al proceso de industrialización, que permitió un aumento en la producción. En ese período abre sus puertas la Casa Poiret, después de excursionar por los talleres de Worth y Jacques Doucet.

Entre otras cosas, se hizo conocido por haber eliminado el corsé, creado el soutien e imaginado atuendos suntuosos e inspirados en la cultural oriental, tales como la pollera entrabada, más justa en el tobillo, y la pollera tipo lámpara, que tenía un alambre en el dobladillo para formar un círculo alrededor del cuerpo. Poiret también se hizo famoso por el pantalón harén que aparecía por debajo de un vestido corto y que propulsó al creador hacia la modernidad del siglo 21.

Cuando los Ballets Russes de Diaghilev hicieron su debut en París en 1909, con su coreografía extremamente novedosa y escenografía neo-primitiva, inspiraron a diversos artistas de la época. El vestuario exótico diseñado por Léon Bakst para la producción de 1910 de Sherazade hicieron con que Poiret crease y desarrollase una pasión por los colores vibrantes, los elaborados y ricos bordados así como los turbantes que él impuso en la sociedad de la época y que hoy están tan de moda. También usó por primera vez en el Occidente, el kimono, los sacos chinos y las túnicas neoclásicas.

Desde el comienzo, Poiret tuvo un instinto natural en hacerse publicidad, utilizar el marketing y divulgar su marca como nadie antes había imaginado. Él fue el primero en visualizar a la moda como una industria que englobaba el arte decorativo en general y no solo el vestuario. Para divulgar sus colecciones, hizo vidrieras fabulosas, fiestas pomposas con modelos usando sus creaciones, mandó hacer muebles, le pidió a afamados artistas que diseñasen sus telas, etc.

Fue el primero en hacer una fragancia que identificase su marca. En 1911 lanzó la marca de perfumes Parfums de Rosine en homenaje a su hija mayor. Él mismo esculpió las botellas en yeso pues según él el envoltorio tenía que estar en total armonía y afinidad con el perfume que oculta.

Infelizmente la I Guerra Mundial vino a interrumpir su meteórica carrera. Sus creaciones estaban fuera de moda al final de la guerra y él no supo adaptarse a los nuevos tiempos. Murió pobre y desconocido, pero dejando las simientes de lo que ahora es la industria de la moda, que transformó en celebridades mundiales y reconocidas a los creadores.

La colección de trajes pertenecientes a su esposa y musa Denise Poiret y cuidadosamente guardados por ella, fueron llevados a remate por su nieta Sophie en el año 2005. Cincuenta de ellos fueron rematados por el Museo Metropolitano de Nueva York y son la base de la actual exposición, que pone en el debido lugar de la historia a este genio innovador. También restableció esta muestra la posición de Denise Poiret como una influencia importante en la carrera de su esposo.

Esta chica poco convencional de la campaña francesa se transformó en su principal modelo y directora artística de su compañía. Lo que descubrimos del universo de Poiret, es su más absoluta modernidad. La revista New Yorker escribió que él fue uno que robó ideas del futuro y las impuso a su generación. Ahora pasa al revés: las pasarelas mundiales se inspiran en el ahora popular Poiret y imponen sus ideas a esta generación.

»Datos

»Paul Poiret – King of Fashion (Rey de la Moda)
»Museo Metropolitano de Nueva York (MET)
»Galería Especial de Exposiciones – 1er piso
»Fecha: Hasta el 5 de agosto de 2007

»Más información

»Algunas imágenes de la exposición aqui


»Paul Poiret (French, 1879–1944)

“Théâtre des Champs-Élysées” Evening Gown Worn by Denise Poiret, 1913
Gown of ivory silk damask and ivory silk tulle overskirt with rhinestone embroidery; headdress of green and black silk gauze with rhinestone embroidery
The Metropolitan Museum of Art, New York
Paul D. Schurgot Foundation Fund, 2005 (2005.193a–e)

»Paul Poiret (French, 1879–1944)
“Pré Catelan” Evening Coat Worn by Denise Poiret, 1918
Black silk and gold striped lamé
The Metropolitan Museum of Art, New York
Milla Davenport and Zipporah Fleisher Fund, 2005 (2005.205)

»Paul Poiret (French, 1879–1944)
Fancy Dress Costume Probably Worn to “The Thousand and Second Night” Party, June 24, 1911
Green silk gauze and gold lamé with blue foil appliqué and gold, blue, pink, coral, and turquoise celluloid-bead embroidery
The Metropolitan Museum of Art, New York
Purchase, Irene Lewisohn Trust, 1983 (1983.8a, b)

»Más fotos y información de la exhibición en Metmuseum

»Bibliografía:

»Wiki
»Metmuseum
»Fashion-Era
»Fashion Informer
»Style