Desde su lanzamiento en 1959, Barbie se ha convertido en un icono de los personajes infantiles (¿quién no tuvo o jugó con una?) pero también desde entonces ha sido centro de una polémico constante que la señala como un mal ejemplo de estándares corporales. Creada a imagen y semejanza de Lili, una muñeca alemana que regalaban los hombres en las despedidas de solteros, Barbie, con su cintura estrechísima, piernas largas y flacas, pechos grandes, cabeza enorme, piel blanca y ojos celestes ha hecho soñar -y sufrir- a niñas y niños de todo el mundo, quienes han crecido con esa imagen corporal y lo han convertido, de forma cuasi inconsciente, en un objetivo insano a alcanzar. Finalmente y luego de miles de reclamos y muchas pérdidas de ventas Mattel, la empresa creadora de la muñeca, acaba de anunciar que Barbie va a tener un makeover, agregando a la línea de muñecas distintos tipos de cuerpo y color de piel que reflejan una visión más realista de la belleza. ¿Mejor tarde que nunca?

La nueva Barbie incluirá siete tipos de color de piel, 22 colores de ojos y 24 estilos de pelo, además de incorporar Barbies altas y bajas, con más curvas y plus size, tratando así de mostrar las distintas razas, tipos de cuerpo y estilos que existen en la vida real. “Estamos emocionados ante este cambio de imagen, literalmente, de la marca. Estas nuevas muñecas representan unas medidas más representativas del mundo que las chicas ven a su alrededor. La variedad de tipos de cuerpo, tonos de piel y estilos permiten que las niñas se sientan más identificadas. Creemos que tenemos la responsabilidad con ellas y con sus padres de reflejar una visión más amplia de la belleza” declaró Evelyn Mazzocco, vicepresidenta y directora general de Barbie en el mundo.

Foto: Times Magazine
Foto: Time Magazine

Para celebrarlo, la icónica muñeca, ahora con más curvas, aparece en la portada de la revista Time, junto a un interesante artículo que vale la pena leer. La decisión tiene en parte que ver con una gran baja en las ventas, pero además se enmarca en un contexto en el que la sociedad e incluso la moda intentan ser más inclusivas con los distintos tipos de cuerpo. Los nuevos “modelos” masivos de belleza son cada vez más amplios, desde Kim Kardashian a Lena Dunham, y aunque aún queda mucho camino por recorrer de las Pamelas Andersons (que va mucho más allá de la estética, y se adentra en el rol de la mujer en la sociedad) por lo menos el tema está dejando de ser un tabú. Se trata de un momento histórico para las nuevas generaciones, que, ojalá, crecerán sin las presiones estéticas con las que vivimos constantemente.

Sobre todo, es una excelente excusa para debatir, sobre un objeto infantilizado, sobre los cánones de belleza y las expectativas hacia las mujeres.

Las nuevas Barbies se pueden pre-ordenar y próximamente estarán a la venta.