Texto: Morena Ferreira

Ilustraciones: Guillermina Oten*

Si han estado prestando algo de atención a las redes sociales y medios últimamente, sabrán que uno de los temas más candentes de la agenda social y legislativa es la Ley Integral para Personas Trans. Este proyecto de ley nace de necesidades reales de esta población, necesidades que desde el punto de vista de los derechos humanos consideramos urgentes: estas personas tienen una expectativa de vida menor a los 40 años. Así de grave es el asunto.

Esta es una realidad que se rechaza e invisibiliza. Desde que se manifiestan con un género que no concuerda con el preestablecido, las personas trans son excluidas del ámbito familiar, educativo, socio-económico y de salud, entre otros. Esto sucede cuando manifiestan un género masculino en un cuerpo socialmente entendido como femenino, o cuando manifiestan un género femenino en un cuerpo socialmente conocido como masculino.

Ilustración: Guillermina Oten

En la sociedad patriarcal en la que vivimos y que hemos construido históricamente, es claro que las peores historias son contadas por personas trans que en décadas anteriores expresaron su femineidad. Eso las volvió víctimas de los peores abusos y humillaciones, efectuados por actores cuyas funciones eran proteger y salvaguardar a la población.

Hoy la mayoría no viven para contar su historia, pero las pocas que sí sobrevivieron a eso necesitan el apoyo del Estado mediante un subsidio (reparación histórica establecida en el proyecto de ley para quienes nacieron antes de 1976), que ayudaría a mejorar su calidad de vida tanto como su dignidad a través de este reconocimiento.

El fin de esta ley es que las dificultades que afrontan hoy en día se reduzcan al mínimo, mediante políticas públicas que aseguren la inclusión de esta población en los ámbitos en los que se han visto excluidos y excluidas. Se busca ayudar a la introducción y permanencia de las personas trans en los ámbitos educativos, de salud, laborales y culturales. También queremos que el cambio de nombre y sexo registral sea un sencillo trámite administrativo y se facilite el acceso a la vivienda.

Ilustración: Guillermina Oten

Si bien hemos obtenido muchos avances, la madera machista y conservadora de nuestra sociedad es muy fuerte y las realidades de las trans femeninas en particular no han cambiado demasiado. Esto se puede ver en la falta de oportunidades trabajo y en las situaciones en las que se nos coloca en el lugar de personas poco creíbles o se nos toma como chiste. Por eso, hoy muchas siguen estando al margen de la sociedad, imposibilitadas de desarrollarse como cualquier ciudadana o ciudadano uruguayo y alejadas de la posibilidad de hacer válidos sus derechos en la sociedad civil.

Lo que más vulnera a esta población es la violencia, la discriminación y la exclusión social e institucional a la que se ven enfrentadas por causa de su identidad.

Mi nombre es Morena Ferreira, trans femenina de 22 años. Soy modelo, estudiante y formo parte de un colectivo llamado Unión Trans.

Mi caso es una excepción, gracias al respaldo de mi familia.

Estoy en ese grupo pequeño de personas trans que ha terminado el bachillerato.

Mi doctor afirma que soy una privilegiada por mi salud física y mental.

Y aunque de una forma se siente muy bien escuchar eso, de otra forma, se siente triste…

Mi deseo y mi necesidad es la Equidad.

Este siglo cumplió la mayoría de edad y debemos tener la madurez suficiente para aceptar que es necesario cambiar y mejorar estas realidades HOY.

Morena

Ilustración: Guillermina Oten

Más información sobre la ley

Según los datos del Primer Censo Nacional de Personas Trans en Uruguay (2016) la población trans en Uruguay está compuesta por 933 personas: un 88% mujeres trans (800 aproximadamente) y un 12% varones trans (130 aproximadamente).

La Ley integral para personas trans está en discusión en el Parlamento hace un año, ya que el Senado no se pone de acuerdo sobre algunos puntos. Pueden leer más sobre qué implica acá.

*Guillermina Oten
Paysandú, 1989
Butch Princess

@guillllermina
@fosteroten