La industria de la moda no da respiro. Cuando estamos armando nuestra valija de viaje para finalmente tomarnos nuestro merecido descanso en alguna playa tranquila, vemos circular en las redes sociales la presentación de las colecciones invernales. Esa rapidez con la que cambian las tendencias a la hora de vestir, ha generado una nueva forma de apropiación de la moda: ya no “seguimos” las tendencias como un mandato irrevocable sino que las adaptamos a nuestro estilo de vida y al armario que ya tenemos formateado. Eso es una buena noticia, porque significa que la idea de estilo personal no ha muerto y que podemos transmitir algo único, aun cuando incorporamos tendencias.

En principio, para actualizar el armario deberían leer este artículo donde Ale hace un resumen pormenorizado de los sí y los no de la moda de 2018. Después, pueden zambullirse en estas ideas que recopilamos luego de investigar las primeras propuestas que lanzaron algunas marcas argentinas en las playas de Punta del Este. Aquí comparto cinco conceptos de moda que podemos sumar al guardarropas del otoño-invierno 2018:

1. Del lejano oeste a la ciudad

El western será un concepto que nos permitirá robar ideas a destajo para vestirnos este invierno. Jazmín Chebar diseñó una campaña de comunicación con la supermodelo Mica Argañaraz como protagonista, en donde la vemos luciendo botas texanas en bordó y rojo, con tachas y taco cómodo. Prüne también tomó ideas prestadas de John Wayne, no solo en el calzado sino también en los sombreros del far west y en pantalones de campo en cuero negro. Jessica Trosman y Benito Fernández también sumaron cuero a su colección de invierno en camperas: el espectro de opciones abarca desde tonos metalizados hasta cueros en la paleta del arco iris, a modo de patchwork y decorados con tachas. En Prüne, la influencia del Oeste se vio en bordados dorados, herrajes, botas cortas y diseños recargados en bolsos y en chaquetas motoqueras.

En Estados Unidos se le llama “Americana” a este estilo y es un tema que ha ganado popularidad en las últimas colecciones. En la primavera pasada Calvin Klein y Coach fueron los más destacados.

Campaña invierno 2018 Jazmín Chebar

Foto: Trosman.
Foto: Jazmín Chebar.
Calvin Klein Primavera 2018. Foto: VOGUE.

2. Working girl

La idea de secretaria ejecutiva moderna seguirá siendo tendencia por nuestras latitudes. Si bien la propuesta incorpora el décontracté que brindan las prendas y el calzado deportivo, los pantalones y sacos de sastrería fueron, son y serán ítems infaltables del armario. Trosman presentó un traje en color rosa chicle, combinado con un crop top blanco y zapatos masculinos, que representa a la perfección esta idea de oficinista moderna.

La propuesta sastrera de Cher incluyó un traje de dos piezas celeste con ribetes negros: pantalón de cintura alta y lazo, y zapatos blancos, recuperando la silueta de los ochenta y la figura de David Bowie. La firma de María Cherñajovsky dejó entrever en su cuenta de Instagram que la cara de su nueva campaña, será la actriz de El maestro, Carla Quevedo.

La idea de ropa de oficina pone de manifiesto la contraposición entre lo femenino y lo masculino, la ropa al cuerpo y el oversized, lo retro y lo moderno, en un cóctel explosivo en donde todas las prendas encuentran su lugar.

Desfile anticipo invierno 2018 de Trosman
Desfile anticipo invierno 2018 de CHER
Foto: María Cher.
Foto: A.Y. Not dead.

3. Abrigos divertidos

La idea de “tapado negro que combine con todo” no juega más: el abrigo invernal se convirtió en un espacio para arriesgar. Por ese motivo, los abrigos que proponen las marcas argentinas tienen un componente lúdico y festivo, porque el color y la textura son protagonistas. Vitamina anticipó tapados de lana ⅞ con lazo en la cintura y ribeteados con peluche en azul francia y rojo; Cher y Trosman propusieron camperas super infladas con mangas voluminosas y lazos en la cintura; Prüne diseñó abrigos de gamuza en borravino y beige con botones extragrandes y otros de cuero y corderito. Jazmín Chebar presentó a Mica Argañaraz con un chaleco inflado en color azul que alarga la silueta, y ya en su shop online podemos ver y acceder a la variada oferta de camperas y tapados con apliques y bordados en tonos pastel y cítricos.

Campera inflada en el desfile de Trosman
Foto: Jazmin Chebar.
Foto: Trosman.
Foto: Cher.

4. Cómoda a todas horas

Cualquier propuesta que incluya la idea de comodidad y practicidad no puede darle la espalda al noble denim, como el jean oversized que propone Jazmín Chebar o las calzas sporty de Jessica Trosman. La silueta se expande para acompañar la libertad de movimientos, sobretodo teniendo en cuenta que la cantidad de ropa que tenemos que usar en el clima frío resulta opresiva. Benito Fernández eligió vestidos estampados con sweaters por encima, apostando al layering y la feminidad. A la idea de comodidad se suma el rotundo sí que las firmas nacionales le dan a las zapatillas, que se usan con trajes masculinos para ir a la oficina.

Mica Argañaraz en la campaña de Jazmín Chebar
Foto: Trosman.
Foto: Jazmín Chebar.

5. Calzado ugly

No hay resistencia que puede hacerlos retroceder. Los zapatos granny, las Crocs, las zapatillas escolares y cualquier otro tipo de calzado que entre en esa categoría, es lo más deseado. Las marcas argentinas como Cher o Trosman se suman a la propuesta de calzado de abuela, en color blanco, inspirados en los que diseñó Phoebe Philo para Céline y que vimos hasta el hartazgo en las capturas de estilo callejero. Si las Crocs son demasiado para nuestra sensibilidad, podemos cambiar las clásicas Stan Smith de Adidas por un modelo más noventero, como las Nike Air Max 97 o las Vapor Max.

Zapatos granny en la presentación invierno 2018 de Trosman
Foto: Dubié.
Foto: Jazmín Chebar.