Una de las claves para mantener la cordura es salir periódicamente con amigos. Tomar algo, charlar, reírse y relajarse es de los mejores planes que hay y son esos momentos los que hacen que todo valga la pena. Montevideo hasta hace poco no se prestaba tanto para degustar tragos, pero la movida coctelera es innegable y va en aumento de cantidad y calidad. Por eso, cuando Diageo nos invitó a una noche de bar hopping -ir de un bar a otro- no nos podíamos negar. Inmediatamente pensamos en Carrie Bradshaw y sus amigas. Pero en Montevideo y con un poquito menos de glamour.

(Qué raros que quedan los gifs de personas fumando)

Cravetv GIF - Find & Share on GIPHY

Y para que fuera aún más divertido invitamos a Flor Ferrari y Martín Hernández a que se sumaran a la recorrida. La premisa consistía en visitar a los tres bartenders uruguayos que compitieron en la final regional del programa Diageo World Class, que tuvo lugar el pasado 6 de julio en San Pablo. Se trata de un programa anual que reúne a los mejores mixólogos a nivel mundial, y que más que una competencia entre bartenders es una plataforma de inspiración pensada para desarrollar la cultura del cóctel.

Teniendo en cuenta eso trazamos una hoja de ruta: empezar por Giovanni Berón el Sofitel Montevideo, seguir por Damián Silva en Dakota y terminar con Adrián Guedes en Glasgow. También sumamos a Flavio Giusti para que documentara todo, asegurándonos material para la posteridad.

Foto: Flavio Giusti.

La experiencia

Sofitel Carrasco – Giovanni Berón

Con la premisa de que hay un mundo más allá del daikiri de frutilla y el whiscola y que cada uno de los tragos que probamos fueron tan complejos como únicos, un jueves a la noche nos reunimos todos y partimos en una van de Diageo -ya saben, si toman no manejen- hacia el Sofitel. Ahí nos esperaba Giovanni para presentarnos el trago El Secreto de Invasor.

El estilo de Giovanni es más bien rockero y canchero -por su usuario de Instagram, @rock_the_bar, lo podríamos haber intuido- y nos recibió cómodamente en la barra del Sofitel, donde orgullosamente lucía el premio que ganó en la final regional de Diageo World Class por hacer la mayor cantidad de tragos en el menor tiempo. Después de charlar un poco sobre la mixología moderna y sobre sus gustos como bartender comenzó a preparar El Secreto de Invasor, un trago que tiene como base el Whisky Johnnie Walker Gold Reserve.

Foto: Flavio Giusti.
Foto: Flavio Giusti.

Giovanni nos llevó una copa vacía y un libro, que trae una pista de dónde estaba la bebida. No les vamos a spoilear el final, es uno de esos casos en los que la experiencia es todo y los invitamos a vivirla porque es un tanto mágica. Nos dejamos engañar por el color anaranjado y tomamos como si fuese jugo de naranja, pero nos llevamos una sorpresa: es un trago fuerte que se saborea de a sorbos, sobre todo para quien no está acostumbrado. Giovanni prometía rock y cumplió.

Foto: Flavio Giusti.
Foto: Flavio Giusti.
Foto: Flavio Giusti.

Aunque después nos explicó que los aperitivos, en general, son así: fortachones e ideales -de ahí el nombre- para abrir el apetito. Les pasamos la receta para que lo puedan hacer en casa y agasajar a sus invitados.

El secreto de Invasor

  • Johnnie Walker Gold Reserve 35 ml
  • Campari 20 ml
  • Vermouth bianco 10 ml
  • Cointreau 15 ml
  • Jugo de naranja 10 ml

Después de disfrutar este aperitivo y de probar otro llamado Petricor -con té y frutos rojos, una delicia- partimos a la segunda ubicación, el restaurante Dakota en Punta Carretas.

Dakota –Damián Silva

Foto: Flavio Giusti.

El aperitivo ya había surtido efecto y mientras esperábamos al bartender fuimos probando las delicias de Dakota, que no vinieron nada mal para prepararnos para lo que vendría después -siempre hay que estar bien comido antes de tomar-. Damián es un experto en gin, por eso el Tanqueray es uno de los grandes protagonistas de sus tragos.

Foto: Flavio Giusti

A Damián le gusta charlar con sus clientes y prepararles el trago perfecto en función de sus preferencias. Así que cuando lo visitamos nos hizo un breve cuestionario sobre nuestras preferencias y nos preparó cuatro para que degustemos. Mientras tanto, nos hidratamos bastante con un agua de frutas de la casa, algo vital cuando se está tomando alcohol.

Empezamos por un White Tanqueray, un trago bien fresco con té de jengibre y tónica, que acompañaba perfecto el sabor de las comidas sin opacarlas. El segundo, el Cucumber Ciroc Delice, también era así, con reminiscencias al agua saborizada que te dan en los spas, pero mejor porque tenía vodka. Después viajamos al caribe con el Coconut Island, que como podrán adivinar, llevaba leche y agua de coco, y nos dieron muchísimas ganas de estar tomándolo bajo una palmera.

Y a lo último, cuando ya no quedaban ni las migas y ya estábamos totalmente entregados a los tragos de Damián, tomamos un Negroni, un cocktail fuerte, clásico y con carácter que fue el cierre perfecto para esta parada del bar hopping.

Foto: Flavio Giusti
Foto: Flavio Giusti

Si bien esta vez toleré el Negroni -del que personalmente no soy fan, prefiero algo más suave- el que más me gustó fue el primero.

Como es demasiado sencillo les dejamos la receta de uno similar pero un poquitito más complejo.

Queens Royal Tanqueray

  • Tanqueray 50ml
  • Exprimido de limón 30ml
  • Almíbar casero de cedrón 40ml
  • 5 gotas de bittermeans
  • Ginger Ale casero 25ml
Foto: Flavio Giusti

Glasgow – Adrián Guedes

Foto: Flavio Giusti.

Como podrán intuir, obviamente a esta altura ya habíamos tomado más de lo justo -y si no lo intuyen lo pueden ver en nuestras caras en las fotos- pero no por eso con menos ganas de seguir probando bebidas increíbles. En Glasgow nos encontramos con Adrián Guedes, que para ese momento de la noche, alrededor de la medianoche, estaba en plena zafra detrás de la barra.

Adrián tiene un perfil distinto al de los otros tres bartenders, se podría decir que es un estudioso de la mixología. Por eso, todos los tragos que nos hizo tienen su historia y su explicación. Fun fact: aprendimos que el Cynar es licor de alcachofas gracias a él. No, no habíamos visto la etiqueta.

Foto: Flavio Giusti
Foto: Flavio Giusti

Púrpura es el trago que presentó en final regional de World Class y está inspirado en lo que él considera que es el futuro del oficio. En un momento, las máquinas van a haber reemplazado a tal punto el trabajo de los humanos que justamente el toque personal es lo que va a hacer único a los tragos. En ese sentido, la presentación fue bastante impresionante. Uno de los preparados lo mezcló con una máquina que revolvía sola, gracias al movimiento de imanes.

En este caso, la bebida protagonista del trago fue el vodka Ciroc, que junto al sabor del limón, los frutos rojos y el durazno casi que ofició de postre por su sabor dulzón. Aunque después nos pedimos un panqueque con dulce de leche: culpen a los aperitivos.

Foto: Flavio Giusti
Foto: Flavio Giusti
Foto: Flavio Giusti

Púrpura

  • 1 1/2 Ciroc peach
  • 1 oz syrup frutos rojos espaciado
  • 3/4 oz jugo de limón
  • 2oz puré de frutos rojos
  • 1oz Jugo de durazno
  • 1oz acuafaba (proteína de garbanzo, para generar una mejor homogeneidad en los insumos generando una espuma más consistente).
Foto: Flavio Giusti.

Como habrán visto, fue una noche de lo más interesante en la que además de divertirnos desafiamos nuestras convenciones y aprendimos que hay todo un universo más allá de lo que solemos pedir. Estos tres bartenders cada noche buscan innovar con sus creaciones y presentar sabores únicos e incluso podríamos haberle dedicado una nota a cada uno. Al final del bar hopping nos preguntamos, ¿queda algo más por inventar dentro de lo que es la mixología? Y tanto Giovanni, Adrián y Damián demostraron que sí.

Probamos todos estos tragos en una noche por motivos de tiempos y para lograr una experiencia atractiva, pero lo mejor es tomar en moderación. Si les interesa la coctelería pueden seguir a la plataforma de entrenamiento de bartenders, Diageo Bar Academy, que constantemente sube contenido relacionado a los talentos locales.