Entre los unicornios y el millennial pink, las máscaras faciales dominan los posteos de instagram y parecen haber cautivado a los jóvenes. ¿Y cómo no iban a hacerlo? Son fáciles de usar, divertidas para sacarse fotos y lo mejor de todo, no requieren tanta disciplina (sacarme todos los días el maquillaje y lavarme el rostro me resulta una lucha). El problema es que en Uruguay no hay tanta oferta de este tipo de productos, por eso cuando salieron las máscaras faciales 3 arcillas puras de L’Oréal Paris me emocioné bastante: por fin iba a poder vivir esa experiencia.

En la palabra experiencia creo que está la clave. Aunque hay que tenerlas puestas tan solo 15 minutos es lindo generar un ritual alrededor y tomarse ese tiempo para uno mismo. Yo aproveché una mañana de sábado sola en mi apartamento -recién ordenado-, puse linda música y me tomé un momento de relax (perdonen el cliché de spa).

Foto: Alejandra Pintos/@alepint.

Qué son y cómo se usan

El tema de los colores puede resultar algo confuso, así que simplificamos. Las arcillas sirven para limpiar intensamente la piel y, tal como lo indica su nombre, las tres máscaras están hechas de la combinación de tres arcillas: caolín, montmorillonita y lava de Marruecos. Pero, además, cada una tiene un cuarto compuesto que la diferencia del resto.

Máscara Negra Detox

Tiene carbón activado que sirve para absorber las impurezas, algo ideal para las pieles de ciudad que están expuestas a la contaminación. Recomendado para cuando la piel que se ve opaca.

Máscara Verde Purificante

Combina 3 arcillas puras con el extracto de eucalipto que sirve para matificar, purificar y relajar la piel. Recomendado para pieles mixtas y grasas, con tendencia a imperfecciones.

Máscara Roja Exfoliante 

Tiene extracto de alga roja, que sirve como exfoliante y ayuda a remover la piel muerta y suavizar los poros. Tiene una textura distinta al resto, está buena para frotársela por el rostro. Recomendada para pieles normales a secas.

Mi experiencia

L’Oréal Paris me dio para que probara las tres máscaras y como leí que era interesante combinarlas -y además me quise hacer la Bárbara Palvin– usé cada una para una parte distinta de la cara. No se rían de la foto, es con motivos periodísticos.

Cualquier similitud con Bárbara Palvin es pura coincidencia. Fotos: @realbarbarapalvin/@alepint.

Lo primero que me sorprendió al abrir los frascos es el rico aroma de las arcillas, porque me esperaba que tuvieran olor a tierra o algo así. Me lavé bien el rostro con una espuma facial y a falta de pincel, me unté con el dedo una capa bien abundante, como dicen las instrucciones y como me dijo Moni, quedé como una Guerrera de la Belleza™.

¿Me quedó tan prolijo como a los ejemplos que había visto en Instagram? No. ¿Fue divertido y me sentí como una niña en jardinera? Claro que sí. La roja tiene como unos grumitos -a falta de una palabra más científica- que está buenos frotarlos para un efecto exfoliante.

Una vez que ya me apliqué las arcillas me acosté en la cama a leer un libro (M Train de Patti Smith, altamente recomendable, sugerido por Nati) mientras que pasaban los 15 minutos sugeridos. Si bien sentí como la arcilla se empezaba a secar, generando un efecto tirante sobre lo último, no me dio la sensación de que resecara la piel. Igual les recomiendo que se pongan una alarma, porque yo me concentré tanto en la lectura, después de sacarme las ineludibles selfies, que estuve como 25 minutos . Por suerte, las arcillas purificantes son tan suaves con la piel que no se me irritó ni tuve ninguna secuela negativa.

Foto: Alejandra Pintos/@alepint.

El resultado

Cuando me acordé me enjuagué suavemente con agua tibia y en el momento ya noté la diferencia. Al tacto la piel estaba mucho más suave y luminosa, la vi más sana y limpia. Me gustó tanto el resultado que volví a repetir el uso varios días y se volvió una suerte de ritual: dos veces entre semana me saco el maquillaje, me pongo la arcilla verde y me siento en el sillón de casa para tranquilizarme y respirar profundo. El fin de semana volví a hacer la “experiencia completa” combinando las tres arcillas. También es interesante usarlas antes de un evento para ir preparando la piel. Como dicen las famosas: uso y recomiendo máscaras faciales 3 arcillas puras de L’Oréal Paris.

Precio sugerido: $572.