Al ver la alfombra roja de los Oscars, la mayor gala de la industria del cine, es inevitable fantasear con una realidad paralela en la que podríamos estar allí, con la crème de la crème de Hollywood. Por eso, previo a la gala de este domingo 4 de marzo, que vamos a estar cubriendo en nuestras redes de la mano de L’Oréal Paris nos preguntamos: si tuviera la oportunidad de trabajar con el diseñador que quisiera, ¿qué vestido me pondría?

Alejandra Pintos/@alepint

Periodista de Couture

Vestido elegido: Iris Van Herpen Haute Couture Fall 2018.

En el instante que me planteé este ejercicio, ya supe que que quería elegir un vestido de Iris Van Herpen. No solo porque me parece alucinante lo que hace, sino porque me encantaría, como estrella (bueno, déjenme soñar), usar la instancia de la alfombra roja para promover diseñadoras mujeres, jóvenes e independientes como ella. Van Herpen se ha dedicado a explorar la impresión 3D como nadie lo ha hecho y menos aplicada a la Alta Costura, que normalmente está asociada a lo artesanal. Para los diseños se inspiró en la naturaleza en el sentido más profundo de la expresión, viendo cómo se estructuran los cuerpos de los animales. Dudé entre varios modelos, pero me convenció este que tiene también una vibra japonesa que me encanta. Me da un poco de miedo que con los flashes parezca desnuda, pero no existe la mala publicidad, ¿no?

Últimamente estoy obsesionada con Rowan Blanchard, así que para el pelo quiero algo como lo que luce ella en esta editorial de W Magazine: un long bob ondulado con cerquillo desflecado. Como el vestido es bastante nude, le pondría un toque de color en los ojos. Me gusta la sombra lila que es bien de tendencia, aunque no sé cómo quedará con ojos marrones. Mucho highlighter, cejas intensas y labios naturales.

Iris Van Herpen Couture Fall 2018. Foto: Vogue.
Pinterest/W Magazine

Agustina González Carman/@agucarman

Periodista de Couture en Argentina

Vestido elegido: Valentino Haute Couture Fall 2018.

El vestido de alta costura de Valentino que usó Elle Fanning en el Berlín Film Festival unos días atrás es mi sueño hecho realidad. Los moños pueden resultar cliché y, sin embargo, nunca me canso de ellos. La capa señorial se ve compensada con la paleta lúdica. Además, este año me prometí soltar un poco los neutros y jugar más con colores. Esta podría ser una buena forma de empezar.

Valentino Haute Couture Fall 2018. Foto: Vogue.

Mónica Zanocchi/@monicchiz

Directora Couture

Vestido elegido: Azzedine Alaia Haute Couture Fall 2017.

Si fuera a los Oscars este año sin dudas haría un homenaje a uno de mis ídolos y posiblemente el último gran maestro Couture, el tunesino Azzedine Alaïa, “the King of Cling,” fallecido en noviembre pasado -soy tan fan que hasta tengo una gata llamada Alaïa-. Tuve la oportunidad de conocerlo en su increíble atelier en el Marais de la mano de la coreógrafa española radicada en Paris, Blanca Li, amiga de la familia, que era musa y muy amiga del pequeño gran genio junto a Rossy de Palma. Siempre tuve obsesión con los vestidos tejidos a máquina de Alaïa, especialmente los que tienen full skirt, por la forma, movimiento y textura que genera, que son verdaderas obras de artes. Elegí el que considero es el vestido más importante de su última colección de invierno 2018 presentado en julio del año pasado. Estoy segura que generaría gran impacto en el photocall con un par de piruetas… La prueba está el video abajo donde pueden ver a la mismísima Blanca Li bailando con ese vestido en el homenaje que hizo a Azzedine en la pasarela del 080 Barcelona Fashion. Combinaría el vestido con botas (why not?), levantaría los rulos para despejar los hombros y optaría por un maquillaje con boca y sombras rojas y un lindo delineado.

Azzedine Alaia Haute Couture Fall 2017. Foto: Vogue.

Pelo Rihanna y Make up de Sara Sampaio.

Natalia Jinchuk/@hollynat

Directora de Couture

Vestido elegido: Giambattista Valli Fall 2014.

Este desafío me sirvió para darme cuenta que, aunque tengas todos los vestidos del mundo disponibles, realmente elegir uno para ese “one shot” no es una tarea nada sencilla. Y obviamente hay muchísimos que me deslumbran, pero este de Giambattista Valli Fall 2014 me resultó tan inolvidable que, a la hora de recibir la invitación para los Oscars (?), ni lo dudé -a pesar del antecedente de Lena Dunham, OMG-. Me fascina el uso del humor, esa cuota de desparpajo de combinar la falda más couture del mundo con una blusa casi de pijama, sumado al estilismo de gafas y pañuelo en la cabeza, que descartaría al tratarse de una ceremonia tan formal. Pelo: natural con flequillo, Dakota es siempre una referente. El subidón (como si el vestido necesitara) lo da el makeup. Et voilà!

Giambattista Valli Fall 2014.
Fotos: Pinterest.

Florencia Ponce de León/@flopon_

Colaboradora Couture

Vestido elegido: Schiapparelli Haute Couture Spring 2018.

Elegí a Schiapparelli porque temporada tras temporada, y desde los orígenes de la marca, no deja de sorprenderme. Siempre encuentro un vestido (¡o mil!)  que me pondría si pudiera. El corte me parece súper favorecedor para mi tipo de cuerpo y creo que, dentro de una forma clásica, las texturas y los colores entre pastel y neón le dan el toque justo de modernidad. ¿Accesorios y beauty? Los dejo al mínimo. A mi gusto, el vestido ya tiene todo para llamar la atención.

Schiapparelli Haute Couture Spring 2018. Foto: Vogue.

Nadina Fornara/@nredvelvet

Colaboradora Couture

Vestido elegido: Pablo Ramírez Invierno 2016, colección “Mica”.

Me pondría este vestido de la colección FW2016 de Pablo Ramirez para ir a los Oscars y para la vida también, no lo voy a negar. Lo más importante para mí es estar cómoda aunque esté vestida de fiesta y ser fiel a mis colores diarios para no sentirme fuera de mi eje. El negro es mi color preferido para vestir y por eso elegí este vestido de Ramírez, porque entiende perfecto que la elegancia y la sencillez de las formas son muy buenas compañeras de los colores neutros. También es una maravilla que utiliza géneros que son amables con la piel. En este vestido de satén de seda natural me sentiría flotando. Rescato además la belleza de un escote discreto y mangas para cubrir los brazos. ¿El peinado? Un rodete alto pero alborotado, unos aros colgantes negros, la cara bien hidratada y con apenas de maquillaje para darle protagonismo a una pestañas bien definidas y la boca con el Rouge Allure número 176 de Chanel. Un anillo bien grande en plateado y unos stilletos negros de taco medio. Creo que estoy lista de verdad para pasar a buscar mi estatuilla.

Foto: Pablo Ramírez.

Mariana Sanguinetti/@merysanguinetti

Directora comercial de Couture

Vestido elegido: Delpozo Pre-Fall 2018.

La geometría y la paleta de colores de la colección Pre-fall 2018 fue amor a primera vista. El camino que Josep Font viene recorriendo desde 2012 en esta casa no deja de enamorarme. Amo encontrar esos detalles de arquitectura -su profesión de origen- en sus piezas, la forma en que juega con las texturas, volúmenes, geometría y color.  Este vestido puntualmente me encantó porque tiene la falda etérea y fluida y la parte superior rígida y geométrica. El strapless, aunque no sea fan, es ideal para mi corte de pelo actual –wavy bob– así que eso dio el empujón final para decidirme.

El vestido tiene mucha información por ende los accesorios y el maquillaje no deberían competir con él. Me imagino un make-up fresco, con algo de brillo efecto mojado en los ojos, mejillas color durazno y un labial rosa.  Para el pelo, ondas marcadas y luego despeinadas para lograr un efecto como el de Emma Stone en la foto.

Delpozo Pre-Fall 2018. Foto: Vogue. 
Emma Stone en los premios Spirit.

Macarena Algorta/@islowly_

Colaboradora Couture

Vestido elegido: Gabriela Hearst a medida para Allison Williams.

Como no podía ser de otra manera, ¡yo me pondría un look sustentable! Elegí un vestido de Gabriela Hearst para apoyar el diseño sustentable uruguayo -aunque ella esté radicada en New York-. Este modelo está hecho con seda de lana y cristales Swarovski, una empresa que cada vez se interesa más por la sustentabilidad. Lo combinaría con la cartera “Demi”, también de ella, en satén rosa.

Allison Williams con vestido de Gabriela Hearst hecho a medida. Foto: Getty Images.
“Demi” bag Gabriela Hearst.

Helena Bonomo /@helenabonomo

Colaboradora Couture

Vestido elegido: Mono de la colección Haute Couture Chanel Fall 2018.

Si bien admito que he soñado con mi discurso de aceptación de un Oscar alguna vez mientras sostengo la botella del shampoo, el sueño de usar un vestido de alta costura se repite mucho más seguido en mis fantasías. Chanel es de mis marcas preferidas y por eso no dudé en mirar su colección de Haute Couture para encontrar el indicado, finalmente me quedé con este mono para salir un poco del molde de los vestidos.

Chanel Haute Couture 2018. Foto: Vogue.
Balmain Spring 2016/Chanel Spring 2014.

Karen Aguilar/@kareninanu

Colaboradora Couture

Vestido elegido: Givenchy Haute Couture Fall 2018

No soy muy fanática del haute couture por eso elegí una pieza que tenga bastante del urbanismo del ready-to-wear. Por un lado sobrio, serio y geométrico, y por otro, inesperado, con efecto de piernas infinitas y mucho movimiento -gracias a los 40 metros de organza-. Además, desde hace unos meses estoy obsesionada con las faldas con franjas en colores y creo que decanto por cualquiera que se me ponga en frente. Tampoco muero por los accesorios, así que solo me pondría el pelo bien liso con ralla al costado, maquillaje sencillo y cejitas despeinadas.

Givenchy Haute Couture Fall 2018. Foto: Vogue.

https://www.instagram.com/p/BebXRNcDWGd/?taken-by=clarewaightkeller

Inspiración de peinado de Thakoon Fall 2015.

Sol Kazin/@sssouli

Periodista de Couture en Argentina

Vestido elegido: Valentino Haute Couture Fall 2018

Este Valentino forma parte de una colección que rinde tributo a la labor de las costureras, al detrás de escena, el verdadero arte de hacer moda. Esta pieza en particular descubre los hombros, ciñe una cintura alta y acaricia el piso, tres claves que me gusta aplicar cuando me visto a diario. Además, si voy a caminar por la alfombra roja, me gustaría brillar al compás de los flashes y para eso los brillos son fundamentales. Completaría el look con un peinado estilo años 20 o 40, aros discretos y un maquillaje neutro con labios granada.

Valentino Haute Couture 2018. Foto: Vogue.
Ingrid Bergman.

Caro Diebel/@aceitunaninja

Colaboradora Couture

Vestido elegido: usaría este Dior de Evita (el famoso vestido amarillo que se ve más bien dorado) para representar a todas las mujeres en la entrega de los Oscars.

Apenas leí la propuesta no tuve dudas: me vestiría con algunos de los vestidos de Christian Dior New Look que lució Eva Duarte de Perón, porque tanto ella como él son icónicos. Ella, una luchadora de los derechos de la mujer, y él uno de los mayores couturiers de la historia. Cuando le preguntaban a qué reinas había vestido decía: “A la única reina que vestí fue a Eva Perón”. Evita siempre tuvo un estilo muy decidido y elegante (strapless, cintura marcada, flores en detalles y trajes de sastre para el día). Llevaría un maquillaje natural con labios rojos, cejas marcadas y el pelo recogido en un simple rodete.

Eva Perón por Dior.

¡Los animamos a que elijan ustedes qué se pondrían! Si nos muestran cuál es el look de sus sueños en Twitter o Instagram (stories o timeline), mencionando a @miradacouture y usando el #LorealCouture, participan por un set completo de maquillaje de L’Oréal Paris.