La gran noticia del mundo de la moda hoy la dio Louis Vuitton al anunciar que Virgil Abloh será el nuevo Director Artístico de la línea masculina de la marca, tras la salida de Kim Jones. Que un joven de 37 años, sin entrenamiento formal en moda, hijo de ghaneses y nacido en Illinois esté a cargo de una de las marcas más icónicas del lujo, es histórico. De hecho, es el primer hombre negro en ser nombrado Director Creativo dentro del conglomerado LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton, uno de los más poderosos en el mundo de la moda.

Virgil Abloh con Bella Hadid en un traje Off White

Sin embargo, para quienes hayan seguido la trayectoria de Abloh, esto no resulta para nada sorprendente. Es creador de una de las marcas del momento, Off-White, Director Creativo de la marca de ropa de Kanye West, DJ, curador de arte y mucho más. Un auténtico hombre del Renacimiento, pero que le habla directamente a los Millennials y la Generación Z.

Orígenes

Virgil Abloh no estudió en ninguna de las grandes escuelas de la moda. Es más, ni siquiera estudió diseño y esa es una de las principales críticas que recibe -al igual que el también afamado Jacquemus-. Estudió arquitectura e ingeniería -según cuenta era prioridad para sus padres, inmigrantes de clase media- mientras trabajaba como DJ los fines de semana, con el stage name de Flat-White.

En 2009, después de trabajar dos años en un estudio de arquitectos, Abloh fundó una galería de arte que a la vez hacía de boutique de moda masculina. Su amor por la indumentaria surgió a través de su madre, que era modista, y le enseñó los básicos de la costura. Y así Virgil se fue posicionando como uno de los chicos cool de Chicago, al mismo tiempo que Kanye West se convertía en Kanye. Inevitablemente se iban a cruzar y así fue. Los dos coincidieron en una pasantía en Fendi, en la que, a pesar de que les pagaban 500 dólares a cada uno, presentaban “los conceptos más disruptivos”.

Poco tiempo después, cuando Kanye ya estaba en la cresta de la ola como rapero, Abloh se terminó sumando a su agencia creativa como Director supervisando, entre otras cosas, el merchandising de los tours y la puesta en escena de shows. En 2012 fundó su primera marca de ropa, Pyrex Vision, en la que transformaba stock viejo de remeras Champion y Ralph Lauren estampándoles logos gigantes -un visionario de la nueva logomanía-.

Virgil Abloh con los West-Kardashian

Éxito mundial

Pyrex duró tan solo un año, pero apenas cerró Abloh lanzó Off-White. La marca fue una de las primeras en entender -y explotar- el concepto de streetwear de lujo. Era la ropa que usaban él y sus amigos, la que veía en la calle y por eso fue un éxito. Al poco tiempo empezó a vender en Barney’s y Colette y se convirtió en la favorita de estrellas como Jay-Z, ASAP Rocky, Bella Hadid, Rihanna y Beyoncé. Gracias a ellos se convirtió “en la marca omnipresente entre las personas omnipresentes”. En 2015 fue finalista del premio LVMH que reconoce a las nuevas generaciones de diseñadores.

Abloh pasó los últimos cinco años desarrollando, perfeccionando y masificando “prendas casuales para situaciones poco casuales” y se convirtió en uno de los referentes de una generación para la cual el lujo no es solo un vestido de diamantes bordados, sino que también lo puede ser un jean.

Por eso, también, es un buen match para esta nueva era de Louis Vuitton en la que la marca no necesita probar su calidad ni su historia, sino que busca ser más relevante entre las generaciones más jóvenes. El primer paso fue la exitosa colaboración con la marca neoyorkina Supreme -lo cool de lo cool-.Y para el golpe de gracia se suma Virgil Abloh, que por su lado también había dominado el terreno de las colaboraciones, con trabajos exitosos junto a Nike, Jimmy Choo, Moncler e Ikea.

Off White + adidas
El clásico Air Jordan 1 reinterpretado por Virgil Abloh para Off White