No es fácil ser mujer en 2018, pese a las conquistas históricas. También es, quizá, simplista y hasta un poco tonto hablar de “mujer” cuando las realidades son tantas como las personas. Lo que sucede hoy es que, como un velo que antes no visualizábamos, el paradigma de “ser mujer” se nos fue revelando como una construcción histórica de siglos. Una que nos visualiza como el “sexo débil”, cerca de la crianza y lejos de los clásicos círculos de poder.

Puertas afuera, esta visión comienza a resquebrajarse a fuerza de campañas diversas, de textos, de marchas, de manifiestos, y de movimientos tan poderosos como el #NiUnaMenos o #MeToo. Los colectivos feministas abrieron -aun antes de las redes sociales- y abren espacios, deconstruyen para reconstruir. Lo más interesante, sin embargo, es lo que sucede puertas adentro, en las conversaciones íntimas, en los trabajos sobre una misma, con nuestras familias, nuestras amigas, nuestras parejas.

Estas conquistas fundamentales amplían un horizonte donde, para muchas (aunque claro que no todas), el “deber ser” ya no es tal. De pronto, nos enfrentamos a un sinfín de posibilidades. Somos, en varios planos, LIBRES de elegir, con todo lo que ello implica. Ya no tenemos que, necesariamente, ser madres, salvo que lo deseemos. Y, si lo deseamos, tenemos más tiempo para decidirlo. Y quizá no necesitamos un padre de esa criatura. Comenzamos a darnos cuenta de que la lactancia es genial, pero puede que no sea el camino para todas. Ya no tenemos que intentar ser flacas, teñirnos, alisarnos las arrugas, hasta depilarnos. No tenemos que aspirar a poco o no poder hablar de dinero o permanecer cuidando a nuestros hijos, a menos que lo deseemos. Tampoco tenemos que desear empoderarnos, o podemos cuestionar nuestro vínculo con el poder. Las tareas del hogar pueden ser compartidas, o hasta relegadas. Se escriben, a medida que cuestionamos todo lo conocido hasta ahora, las nuevas reglas.

Charo Arocena e Irene Delponte para Rotunda + Couture
Ph: Irina Raffo
Silvina Rocha y Caro Bañales para Rotunda + Couture
Ph: Irina Raffo

Cuando surgió la idea de llevar adelante una colección cápsula con Rotunda, marca muy querida por Couture desde sus inicios, decidimos que queríamos prendas que acompañaran y potenciaran a las mujeres que, como nosotras, salen todos los días a hacerse su lugar en el mercado laboral. Algunas son jefas, otras dueñas, otras profesionales. Las prendas se basarían en la sastrería, un favorito nuestro de Rotunda y una tendencia que va para largo. Así comenzamos el proceso de armar la colección, en conjunto con el equipo de diseño de la marca y, particularmente, con el talentoso Gonzalo Guigou.

El power suit, insignia de estos tiempos, debía hacer su aparición, con toques “Couture” como tonos vibrantes, materias primas nobles y cierto desparpajo. La paleta de colores se terminó de definir a partir de las telas, excedentes de la antaño brillante industria textil uruguaya. El traje -que por estas características se vuelve irrepetible- se compone de un blazer con botones de diversas formas geométricas y dos tipos de pantalones, uno recto y otro ancho. Una camisa blanca con botones de colores y un par de sandalias en fucsia y amarillo limón completan el look trabajo, que puede ser relajado con la incorporación de la t-shirt con dos estampas de la ilustradora uruguaya Lucía Picerno. Una de las estampas se repite en una tote bag, bolsa de lona fundamental para Couture y muy versátil en sus usos, desde la feria hasta la oficina.

Irene Delponte para Rotunda + Couture
Ph: Irina Raffo

Con la inspiración de Lucía y su proyecto Badass Femme, que lleva adelante desde Londres, se terminó de decantar el concepto de esta colección y, con él, la realización de que estamos en un camino nuevo, nada fácil, lleno de incertidumbre, pero por demás excitante. Nuevas Reglas -que contiene un guiño al himno de Dua Lipa de 2017– plantea que la realidad es otra, o que hay muchas realidades, y que se están reescribiendo.

Que se puede, como Caro Bañales, ser ingeniera, apenas pasar los 30 y haber creado ya más de una empresa que compite a nivel global. O, como la chef Irene Delponte, ser una rosarina en Montevideo, una tuitstar militante feminista que dice exactamente lo que piensa sobre todos los temas -incluyendo su vínculo con sus hijos- y que hizo su comida famosa gracias a las redes. Silvina Rocha, figura clave de la comunicación institucional empresarial, nos demuestra que ser mujer en un mundo esencialmente masculino no sólo no es impedimento para el desarrollo profesional, sino que puede servir para generar una hermandad. Charo Arocena, matriarca de 90 años, nos ilumina con su sabiduría, su perspectiva histórica, su rol en el ámbito laboral y su noción de libertad.

Caro Bañales para Rotunda + Couture
Ph: Irina Raffo
Silvina Rocha para Rotunda + Couture
Ph: Irina Raffo
Irene Delponte para Rotunda + Couture
Ph: Irina Raffo
Charo Arocena para Rotunda + Couture
Ph: Irina Raffo

Desde Couture hemos hecho nuestras propias deconstrucciones a lo largo de los años. Somos un medio de moda pero nunca van a leer en nuestras páginas trucos para lucir más sexies. Estamos marchando firmemente no sólo hacia no publicar a mujeres demasiado flacas, sino marcadamente a mostrar otro tipo de cuerpos, de pieles, de edades, y reflexionar al respecto. Esto podrá parecer oportunista en el contexto, pero la diversidad y la empatía se encuentran en nuestro ADN, así como el hecho de apoyar y elevar a otras mujeres siempre que podamos, gesto que sentimos como el más feminista.

Por supuesto que no somos perfectas, ni mucho menos. Somos humanas. Nos equivocamos. Nos enredamos. No siempre resistimos al archivo. Pero somos honestas, constructivas y valientes. Somos luchadoras. Somos trabajadoras. Somos pensadoras críticas. Somos madres (algunas), hijas, hermanas, amigas. Somos mujeres, en 2018, en el siglo XXI. Somos blancas, somos privilegiadas, somos educadas, somos conscientes de todo, y aun así, no es fácil.  Ahí vamos, escribiendo las #NuevasReglas.

El Equipo Couture para Rotunda + Couture
Ph: Irina Raffo

Esperamos que esta colección les guste tanto como a nosotras. Pero, por sobre todo, que este concepto quede resonando en ustedes, que se animen a escribir sus nuevas reglas y, si tienen ganas, que las compartan con nosotras. Aquí estaremos.

La colección Rotunda + Couture estará a la venta en las tiendas de Rotunda de Carrasco (Av. Alfredo Arocena 1680, Arocena Shopping Mall) y Estudio (Solano García 2488).

Charo Arocena para Rotunda + Couture
Ph: Irina Raffo
Rotunda + Couture
Ph: Irina Raffo
Silvina Rocha para Rotunda + Couture
Ph: Irina Raffo
Charo Arocena e Irene Delponte para Rotunda + Couture
Ph: Irina Raffo
Silvina Rocha y Caro Bañales para Rotunda + Couture
Ph: Irina Raffo