Para muchos puede ser una desconocida, para otros tan solo la hermana chica de Beyoncé, pero quienes la seguimos desde hace tiempo sabemos que Solange Knowles es mucho más que eso. Su último disco, A seat at the table, lanzado por sorpresa días atrás, no hace más que reafirmar la ya potente voz de la cantante y su lugar en la cultura pop afro contemporánea.

Es un disco complejo hecho con un tremendo buen gusto; es arte en estado puro. “A seat at the table es una invitación para permitir que las personas agarren una silla, se sienten cerca de mí y compartan verdades difíciles e incómodas. No va a ser lindo, no va a ser divertido, tal vez no puedas bailarlo, no vas a poder respirar con tranquilidad, pero esos son los tiempos que estamos viviendo”. Así la vocalista explicaba, atinadamente, la esencia de su disco para el sitio de su sello.

I’m going look for my body yeah….. Sign up at : www.solangemusic.com Una foto publicada por Solange (@saintrecords) el

El álbum es una suerte de reflexión cantada al ritmo de R&B en la que Solange analiza distintos temas como el racismo –en “Don’t touch my hair” habla de lo que significa el pelo para las personas negras-, la identidad, la rabia (ya sabemos que no hay que meterse con Solange desde aquel episodio con Jay-Z) y la vulnerabilidad. Al igual que su hermana, Beyoncé, logra transformar el dolor y la tristeza en algo hermoso y conmovedor.

A seat at the table es un proceso de sanado de la artista y ella nos invita a ser parte, por lo que tal vez por momentos no lo comprendamos del todo. Además de las 21 canciones que componen el disco, con interludios incluidos, A seat at the table también está acompañado de un libro editado en formato físico y digital, que incluye las letras de las canciones y preciosas fotografías de la artista española Carlota Guerrero. Por otro lado, Solange lanzó dos videoclips que son una suerte de poemas visuales para dos de las canciones, “Don’t touch my hair” y “Cranes in the sky”, dirigidos por su marido, Alan Ferguson.

El componente visual no es algo secundario en Solange, que puede ser considerada como una de las artistas contemporáneas con mejor estilo. Así como su música está cargada de identidad, fuerza y originalidad, cada uno de sus looks son statements que escapan a lo obvio y hablan de sus convicciones.

En los dos videos lanzados por el momento, la cantante luce piezas que despiertan suspiros: el abrigo de Acne Studios, un conjunto de Phlemuns, y los tapados de Saulo Villela son algunos de los más destacados. Los outfits de alto impacto visual surgen de la colaboración entre la estilista Shiona Turini, la directora de arte y fotógrafa Carlota Guerrero y Solange. ¿Hay que aclarar que adoramos?

from #cranesinthesky @saintrecords

Una foto publicada por Carlota Guerrero (@carlota_guerrero) el

www.solangemusic.com photography: @carlota_guerrero #aseatatthetable

Una foto publicada por Solange (@saintrecords) el

Es imprescindible escuchar los poderosos Lemonade de Beyoncé, Blonde de Frank Ocean y A seat at the table, no solo porque son tres discos brillantes, sensibles y hermosos sino porque otorgan una visión única sobre la situación de la comunidad negra hoy en Estados Unidos.

Pueden escuchar el disco completo acá: