El nuevo lifestyle parece involucrar un modo de vida más activo. Con un valor particular en el fitness y la comida saludable, los feeds de Instagram están cubiertos de personajes como Kayla Itsines con su squad de #bbgcommunity (bikini body guide) o Mary Helen Bowers con su programa Ballet Beautiful, por lo que ahora el deporte parece haber perdido el tabú del sudor y se ha vuelto una nueva forma estética. No solo la gente está ávida de conocer los workouts de Victoria’s Secret, sino que queremos tener el streetstyle al salir del gimnasio digno de Kendall Jenner o Gigi Hadid.

Kayla Itsines, Mary Helen Bowers // The Huffington Post, Ballet Beautiful
Kayla Itsines, Mary Helen Bowers // The Huffington Post, Ballet Beautiful
Kendall Jenner, Gigi Hadid // Pinterest
Kendall Jenner, Gigi Hadid // Pinterest

Esto no ha pasado desapercibido en el mundo de la moda. Lo que comenzó como colecciones cápsula en marcas como Adidas by Stella McCartney, trascendió a todo un universo de sportswear chic que llegó, incluso, a la alta costura en desfiles como el de Versace de SS 2016.  Hay un mercado tal para la moda deportiva que en eventos como los Juegos Olímpicos de Rio 2016 las marcas como Adidas, Nike, Puma, Speedo y Under Armour invierten en representar países, al evento en sí mismo (en este caso será Nike) y a los participantes.

Adidas by Stella McCartney // Vogue
Adidas by Stella McCartney // Vogue
Adidas by Stella McCartney // Vogue
Adidas by Stella McCartney // Vogue
Adidas by Stella McCartney // Pinterest
Adidas by Stella McCartney // Pinterest

Otras marcas, como Nike, también han ampliado el espectro de la ropa deportiva funcional, a un estilo más atractivo. Actualmente, están creando una colección cápsula con Olivier Rousteing, diseñador de Balmain, con modelos increíbles y en los que perfectamente podemos imaginar a Kendall Jenner siendo fotografiada. Previo a esta colección que se lanzará el 2 de junio, Nike había hecho una preciosa colección cápsula NikeLab x Sacai, en la que implementó el diseño e innovación de esta marca.

NikeLab x Sacai // Nike
NikeLab x Sacai // Nike
Nike x Olivier Rousteing // Vogue
Nike x Olivier Rousteing // Vogue
Nike x Olivier Rousteing // Vogue
Nike x Olivier Rousteing // Vogue

Celebrities como Beyoncé y Rihanna se han sumergido en este mercado, ya sea con su marca personal de Athleisure de Beyoncé  para Topshop: Ivy Park, como Rihanna colaborando para Puma. La premisa es atacar un mercado emergente y darle propiedades más allá de la funcionalidad y tecnología que caracteriza a las marcas de sportswear. Al impulsar el diseño de este rubro, se espera aumentar el mercado de ropa deportiva femenina.

Beyoncé for Topshop "Ivy Park" // Pinterest
Beyoncé for Topshop “Ivy Park” // Pinterest
Beyoncé for Topshop "Ivy Park" // Pinterest
Beyoncé for Topshop “Ivy Park” // Pinterest

Rihanna for PUMA // The Source
Rihanna for PUMA // The Source

https://www.youtube.com/watch?v=rA5kkchLo30&feature=youtu.be

Rihanna for PUMA // Pinterest
Rihanna for PUMA // Pinterest

A su vez, PUMA lanzó una campaña con Kylie Jenner. Esto demuestra que el ideal de modelo, que hasta hace un tiempo pasaba por ser sumamente flaca, se ha transformado en una aspiración fit. Ya no basta con ser flaca a cualquier precio: hay que hacer ejercicio, tonificarse. Karlie Kloss, quien protagonizó una campaña de ADIDAS Here to Create junto a deportistas inspiradoras, es un claro ejemplo de esta nueva concepción de belleza.

Otro caso muy comentado de asociación en este sentido es el de Under Armour con Gisele Bündchen para la campaña “I will what I want”. Si bien esta elección tiene un componente aspiracional (¿quién no quiere lograr el físico de Gisele?), es un claro ejemplo de la fusión entre moda y deporte, donde las modelos no solo lucen prendas caminando por una pasarela, sino que también entrenando en ellas. Gisele, casada con el jugador de fútbol americano Tom Brady, hace años que es una confesa deportista y practicante del yoga, entre otras disciplinas.

Campaña Under Armour con Gisele Bündchen // Pinterest
Campaña Under Armour con Gisele Bündchen // Pinterest

Los efectos secundarios de esta movida pro activewear es una nueva etiqueta a la hora de salir a la calle: ahora dentro de nuestras #squadgoals incluimos vernos tan bien como las famosas en calzas y moño a la vez que disfrutamos de la comodidad de un outfit que cada vez se vuelve más chic. Tal como dijo el presidente de Nike: “leggings are the new jeans”.

Esta afirmación denuncia este nuevo casualwear que implica la comodidad de los leggings antes que los jeans. En parte, se debe a que permite transicionar entre una actividad deportiva y otra, pero también es una manifestación de carácter. La mujer que pasa el día en ropa deportiva tiene cosas que hacer y confianza en sí misma. Ni que hablar de que esta moda es sumamente democrática, viable para todo tipo de cuerpo. Las estadísticas respaldan este movimiento: el rubro athleisure aumentó un 15,6% en ventas en los últimos cinco años.

Gigi Hadid, Taylor Swift // Pinterest
Gigi Hadid, Taylor Swift // Pinterest
Cara Delevigne, Rosie Huntington-Whiteley // Pinterest
Cara Delevigne, Rosie Huntington-Whiteley // Pinterest

Este nuevo movimiento llegó también a la alta costura, donde contamos con desfiles como Versace, donde logran mimetizar elementos como la cromática de marcas como Nike y los detalles en gel de silicona, bajo el nombre de “Athletic Couture”. Estos diversos matices derrocaron el término acuñado athleisure, y contemplan la vasta cantidad de opciones que permite este tipo de indumentaria.

Versace SS16 Athletic Couture // Getty images
Versace SS16 Athletic Couture // Getty images
Versace SS16 Athletic Couture // Vogue
Versace SS16 Athletic Couture // Vogue

Más allá de todos estas acciones de marca, lo que vemos es un real cambio de paradigma en el modo de vestimenta, que tiene que ver con modificaciones en formas de vida y sobre todo de trabajo: las tareas más independientes, el home office, los espacios de co-work y la flexibilización de muchas corporaciones -adiós casual Friday, hola casual week- está marcando una revolución en la indumentaria, que el sportswear está sabiendo aprovechar. Veremos cómo sigue…

Pueden escuchar la nota a Mónica Zanocchi sobre el tema en El Espectador aquí.