Tancat: palabra catalana que significa cerrado. Palabra que se repite en las puertas de los negocios de Barcelona de lunes a viernes entre las 14 y las 16 hs (la siesta es sagrada por estos lados aparentemente), los sábados en muchas y en la gran mayoría los domingos. Palabra que hasta mi primera clase de catalán pensaba que era una abreviación de “tan catalán” (sepan perdonar mi ignorancia), y que, hasta el día de hoy, en mi mente sigo utilizando como forma de identificar algo muy característico de Barcelona – una se divierte como puede. De ahora en más, será también el nombre de este espacio; eso sí: con un hashtag adelante (gracias a #GirlBoss los hashtags pasaron a ser vitales en mi vida) y con una mayúscula en “Cat” (porque sí).

Como se habrán dado cuenta, estoy viviendo en Barcelona. Hace poco más de un mes guardé todo en dos valijas (¡gracias TAM!) y desembarqué en suelo catalán para empezar días después un postgrado en comunicación de moda. Me encantaría decir que fue una decisión impulsiva, pero la verdad es que llevo planificándolo hace años. De hecho, llegué a Barcelona ya enamorada de la ciudad. Soy fanática de Gaudí, de la arquitectura en general y del arte de Miró, pero sobretodo Barcelona representa mi oportunidad de finalmente especializarme en lo que siempre quise hacer. Imposible no amarla. Sin necesidad de ponerme cursi, ahora sí voy al grano: ¿qué hacer en Barcelona si sos extranjero? Y esa será justamente la pregunta que intentaré responder con cada post en este espacio. La idea es descubrir la ciudad en conjunto, buscar esos fantásticos lugares ocultos y, por supuesto, hacer vida de turista. Publicaré mis piques, pero siéntanse libres de compartir los suyos…¡serán más que bienvenidos!

Foto: Augusta Adriasola
Foto: Augusta Adriasola

Mientras me acostumbro a cambiar el “ta” por “vale”, pronunciar las “ll” como “i” y a decir “adéu” en vez de “chau”, les presento algunos de los lugares que me han fascinado y que creo indispensables visitar en Barcelona. (Aclaración previa: sepan que esta columna la escribe una fanática de la moda y el arte, por lo que será imposible no hacer referencias constantes a ambas disciplinas).

The Outpost: moda para hombres (y mujeres)
Fuera del circuito de compras de lujo y no tan lujo que se despliega por el Passeig de Grácia (obviamente un paseo obligado), se encuentra una genial tienda que todo amante de la moda que esté por Barcelona debe visitar. En The Outpost (Carrer de Roselló 281 bis) se puede encontrar la más curada selección de accesorios masculinos, tan increíbles que hasta las mujeres moriríamos por usar. En cada rincón de la tienda, perfectamente ambientada con música clásica y estanterías de madera, se puede encontrar un objeto que encanta: sombreros de todo tipo, la línea de Raf Simmons para Adidas, zapatos de cuero ingleses, bolsos de Issey Miyake. De más está decir que los precios van acorde a la calidad, pero vale la pena aunque sea visitarla. Si pasan por allí hablen con su dueño, Pep, un personaje como ninguno, que conoce Barcelona como la palma de su mano y sin problemas te recomendará lugares para visitar.

The-Outpost-Barcelona
Foto cortesía de The Outpost
The-Outpost-Barcelona
Foto cortesía de The Outpost

Recorrido vintage
Quien haya estado en Europa sabrá que por estos lados se encuentra el mejor vintage y Barcelona no es la excepción. Por L’Eixample y Saint Gervasi se ubican las tiendas vintage de lujo, con prendas y accesorios de Chanel, Dior y Prada por doquier, mientras que en la zona de Ciutat Vella está el vintage más accesible pero igual de bueno. Las callecitas de El Raval y El Born suelen esconder tesoros a muy buen precio, y es especialmente en calles como Riera Baixa (los sábados son los mejores días) y Carrer de Tallers (descubrimiento de Rafa Lejtreger) donde se encuentran las mejores tiendas. Flamingos es una de ellas y en su sótano encontrarán una variada selección vintage a precios por kilo (#TanCat). Por lo pronto me enamoré a primera vista de una maxi falda de tartán (16 euros) con la que creo voy a tener una larga relación ?

Barcelona-Vintage-Riera-Baixa
Riera Baixa (claramente no fui un sábado) / Fotos: Augusta Adriasola

Amor por el diseño
Nuevamente saliendo del Passeig de Grácia, ahora en Avenida Diagonal 606 está la flagship store de Be Concept. Remodelado e inaugurado hace pocos días, pude asistir al evento de lanzamiento y descubrir en primera persona todas las cosas preciosas que se despliegan en los más de 400 metros cuadrados que abarca la tienda. Desde cámaras polaroid a los adorables objetos de Mr Wonderful y prendas para hombres y mujeres de grifas como Bellfield y Leon & Harper, la selección que allí se encuentra es ideal para los fanáticos del buen diseño. Como si fuera poco, tiene una increíble terraza-jardín donde se puede disfrutar de smoothies, cervezas artesanales y comida saludable.

Barcelona-Be-Concept-Store
Foto cortesía de Be Store
Barcelona-Be-Concept-Store
La terraza de Be Store / Foto cortesía de Be Store

La noche
Pasadas las compras, ahora sí es el momento de tomar. Todos saben que a los españoles les encanta salir, de hecho los viernes a la tarde ya es difícil encontrar gente en las oficinas (o por lo menos en una inmobiliaria a la que fui), por lo que si hay algo que en Barcelona no faltan son bares. Por ahora mi ranking lo encabeza L’Antic Teatre, muy cerca del Palau de la Música Catalana, donde se puede disfrutar de un trago a muy buen precio (6 euros es la media) en un jardín al aire libre.

Barcelona-Antic-Teatre
El Bar de Antic Teatre / Foto: Time Out

Si lo suyo es salir a comer, la Fábrica Moritz combina rica comida, vinos y, sobretodo, una espectacular locación. Construido en la antigua fábrica de cervezas Moritz, el lugar mantiene la estructura industrial combinándola con toques modernos. El restaurant es muy popular, por lo que suele estar lleno y es posible que haya que esperar para encontrar mesa, pero nada que unas tapas con amigos no puedan solucionar 😉

fabrica-moritz-barcelona
Fábrica Moritz / Foto: Brillat Savarin

Gaudí
Barcelona es Gaudí. Su original estilo se ha convertido en un emblema de la ciudad y sus obras son una visita obligada. La Sagrada Familia se levanta sobre Barcelona en pleno L’Eixample y su inmensidad abruma. Su fachada, aún en construcción, ya merece pasarse horas admirádola; cada detalle, cada ornamento y escultura habla por sí sola. El interior es igual de espectacular: vitrales, columnas, arcos…simplemente hay que admirarla.

Barcelona-Sagrada-Familia
Foto: Augusta Adriasola
Barcelona-Sagrada-Familia-Gaudí
Fotos: Augusta Adriasola

Otra de las maravillas de Gaudí es La Pedrera, una enorme casa sobre el Passeig de Grácia. Sepan que la entrada es un poco cara en comparación con otros lugares (20 euros sin ninguna bonificación) pero vale la pena entrar, especialmente por la terraza. Allí se levantan enormes esculturas y el piso acompaña las ondas que formadas por los arcos de la azotea. Si tienen la suerte de ir en un día soleado, nada mejor que pasar varias horas admirando el lugar – al menos yo lo hice.

Barcelona-La-Pedrera
La Pedrera / Fotos: Augusta Adriasola

Escapadas naturales
La última recomendación de este post es para los amantes de la naturaleza. Como muchas otras ciudades europeas, Barcelona tiene grandes parques y jardines que permiten escaparle al bullicio de la ciudad…y están en plena ciudad. El Park Güell, otra fija de las guías turísticas, es simplemente increíble. Sepan que va a haber gente y que para comprar la entrada para el sector pago (donde se encuentra la parte arquitectónica) va a haber fila, pero vale la pena perderse en las gigantescas hectáreas repletas de verde, donde además podrán encontrar estructuras escondidas. Allí también tendrán una de las mejores vistas de Barcelona, y comprobarán nuevamente la genialidad de Antoni Gaudí.

Barcelona-Park-Guell
La vista desde el Park Guell / Foto: Augusta Adriasola
Barcelona-Park-Guell
Park Guell / Foto: Augusta Adriasola

La otra mejor vista de Barcelona se encuentra en Montjuic. Este barrio se encuentra a lo alto y desde allí se puede ver toda la ciudad, además de poder recorrer museos como el de Arte Catalana y la Fundació Miró. Tanto en Montjuic como en el Park Guell encontrarán artistas callejeros que con su música sirven de bandas sonoras para estos hermosos paisajes.

Barcelona-Montjuic
La vista desde Montjuic / Foto: Augusta Adriasola

Otra escapada dentro de la ciudad está en pleno barrio gótico, a dos cuadras de la muy circulada Rambla Catalunya, y lleva el nombre de Jardins de Rubió i Lluc. Aquí encontrarán poca gente, muchos árboles y un aire bohemio generado por los estudiantes de arte que justamente estudian en un instituto que se encuentra al lado. Un ajedrez gigante, una biblioteca antiquísima, arquitectura medieval y un pequeño pero acogedor restaurante completan el panorama.

Barcelona-Jardins-De-Rubio-I-Lluc
Jardins De Rubio I Lluc / Foto: Augusta Adriasola

Nota final: sepan que esta es simplemente una primera entrega y que muchas visitas opté por dejarlas para próximos posts, así que estén atentos 😉 Debo agradecer a Noe Gonda, Mer Zambuya, Rafa Lejtreger, Ro San Juan, Andrea Faroppa y Laura “Moderna” por llevarme a conocer muchos de estos lugares.