Usar un abrigo es un arte y si piensan que es un área que dominan, están profundamente equivocados. ¡Quién hubiera pensado! Hasta hace poco las mentes simples como la mía pensábamos que bastaba simplemente con poner un brazo, después el otro, ajustar los hombros y listo. Bueno, no. La realidad es otra.

Hace un tiempo, particularmente desde el comienzo de la temporada de semanas de la moda otoño/invierno 2017, noté un cambio en el comportamiento de los fashionistas/influencers/gente-que-no-se-sabe-lo-que-hace-pero-siempre-está-para-la-foto. Los abrigos dejaron de ser prendas funcionales y se transformaron en una pieza de estilismo. Al principio no entendía. Ahora sigo sin entender, pero por lo menos intento de a poco acercarme al Camino de la Iluminación™.

mirada-couture-shrobing-london-fashion-week-fw17-street-style
Street Style en London Fashion Week: Avistamiento de adeptos del shrobing en estado salvaje. Foto: Highsnobiety

¿Abrigos mal abrochados? Cool. ¿Tapados usados como bufandas? ¿Por qué no? ¿Camperas que cuelgan de los brazos dejando la espalda descubierta? Magnifique. Seguramente piensen que mientras escribo estas líneas estoy ubicado en una celda blanca con paredes acolchonadas, esperando mis psicofármacos y víctima de un caso severo de ACV estético, pero no. Estoy acá para explicarles este fenómeno del “mal vestir” y, de la misma forma que con el mal gusto, quiero que también lo entiendan porque “estas cosas en mi época no pasaban”.

Todo comenzó con Demna Gvasalia, obvio. [Aparte: Hoy en día en la moda, ¿qué no empezó con Demna Gvasalia? ¿Estamos frente a la versión realista de Mugatu? ¿Se va a descubrir que su finalidad última es conquistar el mundo? ¿Será todo una gran apuesta con Anna Wintour? Amo las teorías de conspiración. Fin del aparte]. En su colección de invierno 2016 para Balenciaga presentó una pasada donde una campera se deslizaba apenas sobre los hombros y esto, para los cool kids, fue como una señal de llamada de su mesías. Así comenzó el fenómeno del shrobing.

mirada-couture-shrobing-balenciaga-demna-gvasalia
“Y éste fue el comienzo del acabose.” El shrobing original en Balenciaga FW16 – Fotos: LinkedIn/Vogue

Al principio fueron solo unos pocos adeptos al nuevo culto -cuyo nombre es una fusión de shoulder y robing– pero a comienzos del 2017 se expandió cual virus y la fiebre del shrobing llegó como un tornado. Y como todo virus, tuvo evoluciones: Shrugging, Dragging y otras variantes que se están estudiando pero aún no tienen nombre. Science!

Las calles de Nueva York, Seúl, Londres y Tokio se llenaron de gente usando sus abrigos de forma extraña. ¿Alguna vez se imaginaron un episodio de The Walking Dead situado en París y en vez de zombies son #influencers acaudalados y muy fashion conscious? Yo sí -no pregunten- pero la cuestión es que se hizo realidad. El shrobing llegó para quedarse y es importante entender su alcance porque en Uruguay ya estamos listos.

mirada-couture-shrobing-seoul-fashion-week-street-style-part-two-09
Street style Seoul Fashion Week – Foto: Highsnobiety

Pastiche e Indian by Tavo García fueron los dos desfiles más relevantes de la pasada edición de Moweek Invierno 17 y ambas marcas presentaron estilismos con algunas de sus variantes. Ahora ya saben cuales son los abrigos que no les pueden faltar esta temporada, pero de nada sirve si no saben cómo usarlos. Tomen nota y aprendan a no usar sus abrigos:

Shrobing

Para dominar el shrobing, basta con dejar deslizar apenas el abrigo pasados los hombros. Pueden usarlo abrochado (nivel principiante) o completamente abierto (nivel experto). Se van a divertir tratando de no andar perdiendo la ropa en el camino. Esta tendencia busca transmitir un efecto effortless. Piensen en cuando se visten apurados porque les llegó el Uber/Cabify/Taxi (JK, nadie se toma taxis) y no quieren una mala calificación por hacerlo esperar. Es un tip de estilismo simple pero que encaja a la perfección con la tendencia de lujo descuidado que está haciendo furor y que también incluye pero no se limita a: prendas de apariencia deteriorada, ropa deportiva, zapatillas feas o combinaciones inesperadas como joggings con zapatos de cuero.

mirada-couture-shrobing-prague-fashion-week-street-style-part-two-09
Street style en Prague Fashion Week / Abrigo pre-shrobed de Michael Kors – Fotos: Highsnobiety / Vogue

Esta tendencia está tan establecida en la moda que Michael Kors diseñó un abrigo pre-shrobeado (ya a esta altura estoy inventando palabras), con aberturas para liberar los brazos. Los osados neoyorquinos lo adaptaron de la pasarela a la calle para mostrar las prendas que llevaban debajo. En París, quizás un poco más friolentos, el shrobing se hace con abrigos sobre otros abrigos. Abrigo-ception, si se quiere.

Shrugging

Los primeros avistamientos del shrugging se dieron recién a comienzos de este año. Esta evolución del shrobing implica dejar caer aún más el abrigo hasta dejarlo descansar en los codos. Piensen en una camisa de fuerza pero high fashion. Es la forma más eficaz de lucir lo que tenemos abajo, más que nada si tenemos un t-shirt o camisa con una inscripción irónica en la espalda *rolling eyes emoji*. Es una suerte que los millennials le tenemos un miedo irracional a hablar por teléfono porque con este método atender una llamada se hace imposible. Dios te da, Dios te quita…

mirada-couture-shrobing-tokyo-fashion-week-selene-tavo-garcia-indian-shrugging
Shrugging en Tokyo y en pasarela Indian by Tavo García. – Fotos: Highsnobiety / Mery Acosta

Para los más tímidos, está el semi-shrugging que solamente descubre un hombro. Un claro ejemplo es el de Rihanna en el desfile Fenty x Puma. El caso perfecto para los que tienen solo un hombro fotogénico. Descubran cuál es su mejor hombro y sáquenlo a lucir.

Dragging

Por último pero no menos importante está el dragging, el estilismo millennial por excelencia. No hablo de drags como en RuPaul, sino una interpretación literal de drag, que significa arrastrar. ¿Cómo hacerlo? Simple: dejen arrastrar su ropa como si su vida dependiera de ello. No apto para esperar ómnibus, ni para ir de compras, ni para influencers a quienes les prestan la ropa. Call me old fashioned, pero me gusta evitar tropezarme si tengo la oportunidad.

mirada-couture-shrobing-martin-hernandez-dragging-pastiche-rihanna-semi-shrugging-puma
Martín Hernández dragging en Pastiche. Rihanna semi-shrugging en Puma – Fotos: Camila Montenegro / Complex

Por último, éstas son algunas opciones (reales, les juro) que se han avistado aunque aún se desconocen sus riesgos: abrigos atados al cuello como una capa de superhéroe, abrigos usados como bufandas y/o ruanas, tapados abotonados de forma aleatoria, colgados de un hombro à la piel de zorro. AMPLIAREMOS. [Aparte: A probar con sumo cuidado. Tanto el autor como Mirada Couture no se hacen responsable por daños personales o ajenos. Fin del aparte]

mirada-couture-london-fashion-week-fw17-street-style-part-2-17
#CEROPSIQUIÁTRICO en London Fashion Week – Foto: Highsnobiety

Así está el mundo amigos. Y ustedes, ¿Se animan?