MoWeek es un gran termómetro para saber en qué está la moda uruguaya: cuáles son las marcas del momento, qué se va a usar este verano, qué es lo que buscan los compradores y dónde están los nuevos talentos. Por eso, siempre nos gusta tomarnos el día después para analizar los hitos más importantes.

La edición número 15 de la semana de la moda uruguaya se desarrolló el fin de semana del 6, 7 y 8 de octubre en el LATU. Sin embargo, para los insiders de la moda comenzó unos días antes, el lunes 2 de octubre, con el desfile de lanzamiento en la galería del Museo Blanes. Entre un estanque de peces koi y estatuas de mármol Monaqueda presentó su colección para novias y Caro Criado y Margo Baridón las novedades para este verano 2018. Nota aparte: Adriana Navarro, musa, música y DJ, en un total look rojo de Margo. El miércoles 4 de octubre una locación anónima en Ciudad Vieja nos hizo sentir como en París y se convirtió en el escenario perfecto para presentar “Siluetas”, la nueva colección de MUTMA, marca ganadora del premio Itaú para emprendedoras de la moda en 2017.

Desfile MUTMA. Foto: Camila Montenegro para Couture.

Los colores de la temporada

Habíamos anticipado que el amarillo iba a desplazar al millennial pink como el color del momento, pero no nos imaginamos que el clásico rojo iba a ser igual o más popular en las colecciones de Verano 2018. Ambos son colores efectistas y que llaman la atención, lo que complementa a la perfección las siluetas simples que predominan en la mayoría de las colecciones locales.

En los desfiles, tanto Luziana Perna como Emme Bordados, interpretaron esta tendencia y presentaron su versión con total looks de amarillo y rojo.

Desfile Luziana Perna. Foto: Flavio Giusti para Couture.
eMMe bordados. Foto: Flavio Giusti para Couture.

El lino y los volados

En MoWeek del año pasado el lino era una tendencia incipiente, pero para esta edición ya se consolidó como el género por excelencia para el verano. Y lo entendemos: es fresco, cómodo y elegante (aunque se arrugue, pero por algo estamos de vuelta en lo natural). El fin de semana pasado confirmamos que cada marca tenía su versión del vestido de lino. Sobre todo nos encantaron el mostaza cancherísimo de Pastiche, el bordado de Damen (mención especial a la tendencia de los trazos que vimos también en TELMA y MUTMA) y los de SAVIA, que son especialistas en los cortes más sastreros.

Vestido de lino de Pastiche. Foto: Flavio Giusti para Couture.

En el otro espectro, los volados parecen haber alcanzado su punto máximo (pocas marcas se animaron a decirles que no) y parece que para el próximo año van a ser reemplazados por una variante: el volumen en las mangas, como ya anticiparon las colecciones de Margo Baridón y Tavo García para MoWeek.

Los hits de ventas

Cada edición tiene sus showrooms que la rompen y en esta oportunidad estuvo clarísimo cuáles fueron. Los accesorios de Milagros Bonasso (incluida en nuestra nota sobre nuevas marcas) fueron furor y no nos sorprende: son súper de tendencia, fácil de probárselos y no cuestan mucho dinero. Recorriendo los pasillos de Los Robles era imposible no cruzarse con alguna diseñadora o clienta usando las maxi caravanas de acrílico.

Otras que la rompieron fueron las chicas de VDamiani, que lograron conjugar las tendencias con la personalidad de la marca para crear una colección llena de objetos de deseo. El showroom siempre estaba rebosante de gente, la camisas pintadas a mano por art is for lovers estaban prácticamente agotadas al segundo día y las hermanas Damiani, lookeadas de la marca, no hacían más que convencernos de lo copada que es la colección.

Camisa VDamiani x Art is for lovers.

Sustentabilidad canchera

Ya no hay excusas para no optar por marcas sustentables: cada vez hay más marcas con propuestas tan ecológicas como bellas. En esta edición estuvieron Estudio Null, con su técnica de zero waste para evitar el desperdicio textil, María Bouvier que trabaja con fibras orgánicas y teñidos naturales, Eko Fusión que combina las llantas con la madera tallada para hacer carteras y Mar de Cueros que utiliza el desperdicio de la industria pesquera para crear zapatos que combinan el cuero de pescado con el vacuno.

Estudio Null. María Bouvier. Foto: Flavio Giusti para Couture.
Eko Fusión. María Bouvier. Foto: Flavio Giusti para Couture.
María Bouvier. Foto: Flavio Giusti para Couture.

El desfile como experiencia

Cada vez nos concentramos menos y las marcas deben esforzarse muchísimo para crear experiencias memorables (e instagrameables). No se trata de derrochar un montón de dinero, sino en pensar qué es lo que realmente complementa y eleva a las prendas. Savia e Indian entienden esto y por eso para la presentación de Sakura, la colección cápsula, realizaron una puesta en escena de inspiración japonesa -al igual que la colección cápsula- y la completaron con música clásica, creando un escenario casi onírico.

La colección estuvo a la altura de una presentación tan hermosa, con prendas con buena caída, estilismos innovadores que combinaban el metalizado con el lino, prendas que trascendían edades y una paleta de colores distinta a la del resto de las marcas. Una perfecta conjunción entre Savia e Indian.

Foto: Flavio Giusti para Couture.

New Balance también fue por lo memorable y para presentar las novedades de la marca realizó una pasarela inclusiva donde desfiló la primera modelo con síndrome de down del Uruguay, Magdalena Cosco, además de modelos, atletas e influencers de New Balance. Lo más lindo de todo fue ver a la gente disfrutando genuinamente de estar ahí.

Foto: Flavio Giusti para Couture.

Los nuevos talentos (y cómo saben leer a la sociedad)

Colección de Mariana Arenas. Foto: Flavio Giusti para Couture.
Colección de Tavo García. Foto: Flavio Giusti para Couture.

Por primera vez, MoWeek contó con una colección especialmente diseñada para su pasarela. Sofía Iniciarte, Ro San Juan y el resto del equipo decidieron armar un dream team para cerrar el domingo con una colección magistral. Tavo García en moda femenina, Mariana Arenas en masculina, Gaudería en las estampas y Milagros Bonasso en los accesorios trabajaron en conjunto e hicieron un trabajo increíble.

No nos cansamos de hablar del talento de Tavo García. Su colección, presentada el domingo, demostró su talento como couturier con prendas bien construidas y terminadas, volúmenes en los lugares correctos y piezas que se transformaban. Por ejemplo, un pantalón visto de frente, era una pollera si se lo veía de atrás. El uso de los colores nos dio vida y la lycra y los volúmenes en los hombros fueron ochentosos en la medida justa.

Colección de Tavo García. Foto: Flavio Giusti para Couture.

En ese sentido, Ramasser también cumplió la función de interpretar a la sociedad. Su colección, que era un remix perfecto de influencias, rompió las barreras de los géneros, enfocándose más en que la personalidad de lxs modelxs estuvieran alineadas a las prendas. También fue la manifestación de una suerte de subcultura uruguaya que cada vez tiene más adeptos y se encarga de buscar la belleza en lo tradicionalmente “feo”.

Pit Revett desfilando para Ramasser. Foto: Flavio Giusti pata Couture.

MoWeek en constante transformación

Al igual que la moda, MoWeek está en constante transformación. Dos ediciones atrás la novedad fue el pabellón de Los Abetos y un poco antes se incorporó el lanzamiento, con la idea de presentar la semana de la moda local en espacios no tradicionales. En esta oportunidad, los desfiles migraron del pabellón de Los Robles hacia una carpa afuera, en una dinámica que desde nuestro lugar ayudó a descomprimir el área de compras y el backstage. También se agregó otro desfile fuera de los clásicos de sábado y domingo, el de MUTMA. Quizás en el futuro se acerque más a lo que es una semana de la moda internacional, con un público más selecto en locaciones itinerantes. O tal vez se eliminan del todo. Aún no lo sabemos, pero de lo que sí estamos seguras de es de que se va a hacer con amor y esfuerzo como cada año.

Y a ustedes, ¿qué les pareció?