Ser romántico ya no es algo cool o popular. Se lo ve como algo cursi, meloso o hasta tonto. Sin embargo, es imposible vivir sin amor. Nos guste o no aceptarlo, es lo que nos mueve. Y aunque se lo tilde de fecha impuesta, el 14 de febrero, día de San Valentín, se nos presenta una suerte de pase libre para hablar del amor hasta el empalago.

Por eso, y porque en Couture somos defensoras del amor, nos pusimos en modo romántico y acompañadas por L’Oréal Paris decidimos conversar con tres parejas tan bellas como distintas sobre sus historias. Y luego de toda una tarde compartida con ellos -podría decirse que fue uno de los highlights del año- confirmamos que es casi imposible hablar de amor en singular, porque para cada pareja toma una forma distinta. Para una se trata de hacer un buen equipo, para otra es algo didáctico y la tercera lo ve como una invitación a conocer un mundo nuevo.

Los invitamos a conocer sus inspiradoras historias y no dejen de llegar hasta el final del post, donde les explicamos cómo participar de un kit de L’Oréal Paris con productos de la marca que #CoutureAdora.

Victoria Damiani y Martín Ottonello

Co-Owners VDamiani/10 años juntos

Victoria y Martín en el living de su casa. Foto: Camila Montenegro para Couture.
Victoria y Martín en el living de su casa. Foto: Camila Montenegro para Couture.

Se conocieron en una feria de diseño hace unos diez años. Ella apenas comenzaba con su marca VDamiani y él estaba acompañando a sus hermanas con Pastiche. Sobre el final de la feria se armó una suerte de fiesta y Martín le invitó unos tragos. “Pegamos tremenda onda. Me gustó porque él era muy divertido bailando, la gastaba”, recuerda Victoria. Después Martín la invitó a salir y ella, a pesar de que acababa de terminar una relación, no pudo negarse.

La persona indicada

Martín: “Al principio la persona te divierte, te cae bien y hay un atractivo físico que juega una parte importante. Pero cuando ya llevás un tiempo en la relación y pensás ‘necesito salir de la cama para estar con ella’ es que decís ‘esta es LA persona’. (Victoria) tiene millones de bondades, un corazón gigante. Es una excelente persona, me quiere muchísimo, me respeta y me tolera. También me encanta lo que me hace enojar, que tiene carácter”.

Victoria: “Me di cuenta de que era él porque me encantaba su manera de pensar, veníamos de familias muy distintas pero con muchos valores en común. Fuimos descubriendo aspectos complementarios de cada uno. Me daba cuenta de que era una persona que siempre iba a estar, que me apoyaba y que me admiraba”.

Victoria le dejó la nota una vez después de que discutieron y él nunca la sacó. El dibujo es de Baltazar. Foto: Camila Montenegro para Couture.
Victoria le dejó la nota una vez después de que discutieron y él nunca la sacó. El dibujo es de Baltazar. Foto: Camila Montenegro para Couture.
Foto: Camila Montenegro para Couture.
Foto: Camila Montenegro para Couture.

La pareja como equipo

En el caso de Victoria y Martín, la pareja es un equipo. Su primer desafío como tal fue crecer con VDamiani. A ella le iba cada vez mejor con la marca y no tenía dudas de que eso era lo que le gustaba. Por otro lado, él tenía una empresa constructora que se estaba convirtiendo en un dolor de cabeza. Entonces, decidió apoyarla en su proyecto.

Victoria: “Yo quería apostar a lo mío, me encantaba y sentía que tenía un buen potencial. Entonces entre los dos, y con ayuda de mi familia, armamos el local. Él puso los percheros, pintamos, nos matábamos de la risa”.

Martín: “Fue súper divertido el proceso”.

Victoria: “Nos quedábamos hasta las 3 am en la Galería Roma re entusiasmados, haciendo cosas. Nos pedíamos pizzas y charlábamos. Era lo máximo. Todo eso que hicimos, tanto en la pareja como en el trabajo, fue un camino que decidimos hacer juntos”.

Aún no vivían juntos, entonces decidieron casarse para empezar esa nueva etapa. No hubo una propuesta híper romántica ni un anillo de compromiso, sino que fue algo charlado y decidido en conjunto. Al tiempo llegó el primer hijo, Baltazar y el año pasado León. Así como construyeron el local entre los dos, lo hicieron con su familia. Las tareas se las dividen equitativamente y tienen “el termómetro para darse cuenta, sin hablar, qué es lo que tiene que hacer cada uno”. Lo definen como una simbiosis.

Foto: Camila Montenegro para Couture.
Foto: Camila Montenegro para Couture.
Foto: Camila Montenegro para Couture.
Foto: Camila Montenegro para Couture.

Actividades compartidas

Victoria: “Nos encanta pasear con los nenes, hacer programas con amigos y familia. Él es muy anfitrión de la casa, le encanta cocinar. No tiene nada de pereza, invita a todo el mundo a casa, se manda tremendos asados gourmet. También nos gusta irnos de viaje con los chicos, ahora nos vamos a Australia. No somos de ver series, pero nos enganchamos con Velvet, entonces nos preparábamos una picadita, acostábamos a los nenes y nos servíamos una copa de vino para verla”.

Martín: “Los domingos aprovechamos a descansar, quedarnos un poquito más en la cama, juntarnos con nuestras familias, ir a misa, charlar, leer el diario, tomar mate”.

Vivir, criar a sus hijos y trabajar juntos es algo que a muchas parejas les parece imposible. Sin embargo, ellos lo logran con naturalidad, a pesar de las discusiones obvias que puede generar. ¿Su secreto? Admiración mutua y comunicación.

Martín y Victoria en 20 años

En 20 años se imaginan con más hijos, aunque aún no saben cuántos y con algún proyecto entre manos.

Martín: “Seguro vamos a estar haciendo algo, porque somos inquietos. Si no es con VDamiani será con otra cosa”.

Victoria: “Sí, seguro con algún proyecto nuevo. Somos muy soñadores”.

Martín: “Primero nos tiramos al agua y después averiguamos si podemos nadar. Eso nos dio un montón de preocupaciones pero también es lo que realmente nos hizo ir para adelante”.

Clara Aguayo y Nacho Sarube

Diseñadora ganadora de Lúmina y Estilista y owner de Nacho Sarube Estudio de Pelo/3 años juntos

Clara y Nacho. Foto: Camila Montenegro para Couture.
Clara y Nacho. Foto: Camila Montenegro para Couture.

La historia de Clara y Nacho es de película. Los dos viajaron por Europa al mismo tiempo y fueron a los mismos países pero no se conocieron. De vuelta en Uruguay ambos fueron a un cumpleaños casi de casualidad y fue amor a primera vista.

Nacho: “Cuando la vi quedé completamente enamorado y me moría por hablar con ella”.

Clara: “Él me dijo: ‘vos vas a salir conmigo'”.

Nacho: “Estaba convencido de que era el amor de mi vida”.

Pero esa noche no pasó nada, porque Clara tenía novio. Ella le dijo que al otro día iba a ir a una fiesta de electrónica y sin pensarlo demasiado él fue hasta ahí, solo, y le dijo que estaba esperando a unos amigos. Se pasaron toda la noche bailando y charlando. Desde ese día no dejaron de verse, “no nos pudimos despegar más”, cuenta Clara.

La relación fue creciendo, pero como amigos, porque ella estaba esperando que su novio volviera de un viaje para hablar con él. Sin embargo, no pudo aguantar más y le escribió para dejarlo. “Es horrible decirlo, pero fue una época divina, le dio un aire romántico”, explica Nacho.

Una pareja que hace

Nacho es estilista y Clara diseñadora. Los dos son muy manuales, les gusta crear, hacer cosas con las manos y esa es una característica que retroalimentan en la relación. Para la entrevista nos recibieron en un apartamento que acaban de alquilar. Y como es de esperarse no es a estrenar: lo están pintando, le van a pulir los pisos ellos mismos.

Clara: “A Nacho lo conocí en un momento que estaba angustiada porque había terminado la carrera y creía que no podía hacer las cosas. Pero me acuerdo que él me dijo: ‘la mejor colección de tu vida la podés hacer en el living de tu casa’. Eso marcó nuestra relación: abrir la peluquería, participar en Lúmina, siempre para adelante”.

Nacho: “Ella tiene la teoría de todo y yo soy el que activa. Todo lo que me falta a mí, lo tiene ella, y viceversa. Además tenemos el mismo gusto estético”.

Foto: Camila Montenegro para Couture.
Foto: Camila Montenegro para Couture.
Foto: Camila Montenegro para Couture.
Foto: Camila Montenegro para Couture.

El secreto para que funcione la pareja

La historia de cómo se conocieron fue de película y a ellos les encanta crear siempre escenas nuevas, situaciones para no perder el romance.

Nacho: “Trabajamos mucho en la pareja. Somos re sinceros, aunque duela, y comprensivos. No somos de dejar problemas para después. Yo tengo defectos que ella no me los deja pasar y yo a ella tampoco. Nos hacemos crecer mutuamente”.

Clara: “Somos unos hedonistas naturales y siempre buscamos momentos de placer para la pareja. Mantenemos eso de cuando recién estás saliendo de ir a fiestas juntos. Nunca nos quedamos haciendo cucharita de pijama. Siempre nos arreglamos”.

Nacho: “Siempre es la primera cita. Nos separamos para encontrarnos en el lugar. Es puro placer y diversión nuestra relación”.

Foto: Camila Montenegro para Couture.
Foto: Camila Montenegro para Couture.

Clara y Nacho en 20 años

Sin duda se imaginan juntos, lo que no tienen claro es dónde van a estar. Saben que se quieren ir a Europa, pero también saben que quieren volver. ¿Idealmente? Viviendo 6 meses en cada continente.

Nacho: “Estamos armando todo para que la segunda parte de nuestra vida pasemos divididos entre Uruguay y Europa. No por los niños en sí, sino porque descubrí lo importante que es la pareja para mí y quiero poder alimentarla todos los días”.

Clara: “Además yo estoy cada vez más segura de que quiero que seamos dos. Nosotros dos solos. Quiero que sea una pareja sólida. Nacho tiene todo lo que necesito. Queremos consolidar nuestras carreras individuales y esto en común que estamos construyendo, que nos llena tanto”.

Foto: Camila Montenegro para Couture.
Foto: Camila Montenegro para Couture.

Gabriella Rouiller y Guillermo Varini

Fotógrafa y programador/ 3 años juntos

Foto: Camila Montenegro para Couture.
Foto: Camila Montenegro para Couture.

La historia de Gabriella y Guillermo también tiene sus tintes cinematográficos. En su caso, es casi una comedia de enredos. Se conocieron a través de las redes sociales y después de hablar un tiempo fue ella la que dio el primer paso y lo invitó a tomar algo. Se gustaron y siguieron saliendo.

Una noche, él la invitó a su casa a ver Game of Thrones y le confesó que iba a ser papá: su ex novia estaba embarazada. Gabriella lo consultó con sus amigos y decidió seguir saliendo con él. Finalmente, el embarazo resultó no ser real y “ya no hubo impedimentos para el amor”.

Gabriella: “Éramos muy distintos, de mundos muy diferentes. Él ingeniero, bien a tierra y yo más volada y aventurera. Pero nos complementamos”.

Guillermo: “Cuando empezamos a salir hablábamos mucho de cómo era la vida de ella y a mí me fascinaba, era un mundo que no conocía. Antes me ponía lo primero que me encontraba, ahora ella me enseñó a combinar”.

Gabriella: “Eso es una bendición para mí, porque uno se satura de la misma gente, todo el mundo ya sabe quién salió con quién, por qué dejaron, etc”.

Foto: Camila Montenegro para Couture.
Foto: Camila Montenegro para Couture.
Foto: Camila Montenegro para Couture.
Foto: Camila Montenegro para Couture.

El secreto para una pareja feliz

Algunas parejas funcionan porque son parecidos, otras funcionan porque son opuestos. Este es el caso de Gabriella y Guillermo. Él es programador y ella es fotógrafa; el es tímido y ella extrovertida; él es racional y ella es creativa. “Ella era todo lo que yo no era”, cuenta Guillermo.

Guillermo: “Yo creo que no se pueden forzar las cosas. Hay que aceptar a la otra persona como es y no intentar cambiarla. También hay que decir las cosas, no guardárselas, trabajar los problemas”.

Gabriella: “Sí, aceptar al otro y aprender a reírse de las cosas, hasta de las cosas que te amargan. Hay que divertirse”.

Una propuesta romántica

Como toda historia propuesta de casamiento de película, empieza con un anillo perfecto. Sabiendo que a Gabriella le gustaba lo vintage, le compró uno con una esmeralda y en una escapada romántica a Punta del Este le pidió matrimonio y en enero de este año se casaron.

Guillermo: “Para mí fue algo muy natural. Me sentía muy cómodo con ella, cuando no estaba, la extrañaba”.

Gabriella: “Él viene de una familia muy conservadora, entonces era algo que era más natural. Yo vengo de una familia que nada que ver, ninguno de mis primos se casó. Para mi fue un acto de rebeldía casarse, él me convenció”.

Foto: Camila Montenegro para Couture.
Foto: Camila Montenegro para Couture.
Foto: Camila Montenegro para Couture.
Foto: Camila Montenegro para Couture.

Guillermo y Gabriella en 20 años

Así como los diferentes perfiles de ambos marcaron y enriquecieron su historia, también forman parte de sus futuro y en 20 años se imaginan destinos distintos, pero juntos.

Guillermo: “Yo soy muy estructurado. Me imagino con hijos, en una casa en lugar de un apartamento”.

Gabriella: “Viviendo en otra parte del mundo, viajando, con hijos, gatos, con todo”.

Después de leer estas bellas historias, ¿no les dieron ganas de celebrar el amor?

El kit del amor

Kit Loreal 2-min

Para participar por este kit de productos L’Oréal Paris tienen que compartir la publicación de Mirada Couture del sorteo en Facebook.

El kit incluye:

Tienen tiempo para participar hasta el viernes 17 de febrero de 2017. Mucha suerte, ¡y que viva el amor!