Cubreojeras, base, máscara de pestañas, delineador, lápiz de cejas, rubor, bronzer, resaltador y labial. Lo que en Uruguay es un maquillaje de fiesta, en otras partes del mundo es la norma para ir a trabajar, a estudiar o a lo que una quiera. Es que por acá el objetivo de maquillarse suele ser emparejar el tono de piel y resaltar los ojos, pero de forma sutil y que no se note demasiado. El estilo no-make up es el más popular y las uruguayas son minimalistas a la hora de aplicarse productos. ¿Será por ese eterno miedo que tenemos a llamar demasiado la atención y a resultar provocadoras? ¿Es un tema de no querer parecer vanidosas? ¿O es porque las mujeres constantemente sentimos la presión de estar bellas pero, al mismo tiempo, “naturales”?

Sin embargo, el maquillaje es mucho más que un recurso para embellecerse: es una elección y una forma de expresión. Personalmente me resulta divertido jugar con el color de los labios o párpados para manifestar mi actitud hacia ese día (si tengo una reunión importante, nada como un labial rojo como para sentirse empoderada). También es interesante el aspecto ritual: levantarse con tiempo, lavarse el rostro, ponerse cremas y maquillarse. Sobre todo porque son minutos para dedicarse a uno mismo, lejos del celular o las preocupaciones de ese día.

Foto: Maybelline.

Esto está cambiando, en parte porque existe Internet. Podemos ver horas y horas de videos de Youtube sobre cómo se maquillan las estrellas (la serie Beauty Secrets de Vogue resulta adictiva), make ups para el día a día hasta aprender las técnicas de los drag queens. Pero, si nos gusta tanto cómo quedan esos maquillajes y nos sentimos tan bien cuando los usamos, ¿por qué no nos animamos a maquillarnos más seguido? Lo cierto es que cuanto más lo hagamos, más se va a normalizar. Incluso los hombres empezaron a hacerlo. En ese sentido, Maybelline juega un papel clave porque rápidamente lee las tendencias y genera productos de moda (como el iluminador, los labiales matte o los delineadores de colores), los produce y distribuye en todo el mundo. Para los amantes del maquillaje de mercados más chicos, como Uruguay, es un verdadero milagro.

Conocer tu propio rostro

No sólo Maybelline Uruguay trae los elementos y colores de moda, si no que ahora nos deja probarlas: hasta el 31 de agosto de 2018 está invitando a las amantes del maquillaje para que se anoten a una sesión gratuita en la que maquilladoras profesionales aplican y enseñan cómo usar las últimas novedades de la marca, una oportunidad genial para hacer un “test drive” (nosotras lo hicimos, lo pueden ver en nuestras Stories destacadas). Además, si se compran uno de los productos participan por una valija llena de maquillaje Maybelline valor $40.000 (alias el sueño de un make up lover).

Pueden agendar su cita o conocer más sobre el funcionamiento aquí.