Tal vez habrán notado en nuestras redes que tenemos unas portadas de street style (estilo callejero) increíbles. Podrían ser tomadas de la web de Vogue o Harper’s Bazaar, pero el talento detrás de esas fotografías es la uruguaya Romina Intrioni, que estuvo de corresponsal de Couture en las semanas de la moda de Londres, Milán y París. Y no solo nosotras quedamos fascinadas con sus imágenes, también distintas celebridades -entre ellas la editora de Vogue Japón, Anna Dello Russo y la blogger Caro Daur– repostearon sus retratos de Romina, nada mal para estar comenzando, ¿no?

Por eso decidimos hablar con ella vía mail para que nos cuente más de la experiencia surreal que fue para ella el Fashion Month desde Europa. Además, para ilustrarla, elegimos sus diez fotografías favoritas.

Micol Sabbadini en Milan Fashion Week. Foto: Romina Intrioni.
Izabel Goulart en Paris Fashion Week. Foto: Romina Intrioni.

¿Cómo te enamoraste de la fotografía en general y en particular del Street Style?

Desde chiquita me gustaba jugar con cámaras de fotos y de adolescente era en mi grupo de amigas, la que llevaba su cámara digital a todos lados, sin falta. Hoy con 24 años trabajo como fotógrafa desde hace unos cuatro. Creo que el click entre algo que  formaba parte de mí y empezar a hacerlo fue en la facultad. Estudié Comunicación Social en la Universidad Católica y en las clases de fotografía con Pablo Porciúncula se movió algo en mí que me llevó a pensar en hacerlo como profesión. Mis tres grandes pasiones son la publicidad, la moda y la fotografía, y creo que hoy estoy empezando a hacer lo que me gusta (que no es cosa fácil).

Cuando terminé el liceo estuve en Londres 6 meses y siempre supe que quería volver, así que terminé la universidad y vine a establecerme en esta gran ciudad con la idea de trabajar como fotógrafa y en publicidad. Lo que pasó fue que en febrero de este año fui a la puerta de la fashion week con mi cámara y fue amor a primera vista: el street style era lo que siempre había querido hacer pero que nunca había experimentado. En Uruguay siempre tuve esa inquietud por fotografiar a gente en la calle y enfocarlo en la moda, pero la fashion week es otra cosa aparte, me encontré perfectamente en ese lugar y la idea de trabajar en publicidad se fue desvaneciendo un poco.

Después de ese primer contacto, mi mente se enfocó en setiembre para hacer la temporada de semanas de la moda, sabiéndome manejar un poco mejor y siendo consciente de con qué me iba a enfrentar.

Antes de Prada en Milán Fashion Week. Foto: Romina Intrioni.
Erika Boldrin en London Fashion Week. Foto: Romina Intrioni.

¿Cómo es la dinámica rodeada de tantos fotógrafos?

Trato de que sean lo más espontáneas posible; mientras hay 20 fotógrafos al lado mío hablándole a los invitados y pidiéndoles por favor que paren para posar, yo espero precisamente el instante en el que la persona da las gracias y se empieza a ir. Quiero lograr fotos que no se puedan repetir jamás, y sobre todo me gusta jugar con “famosos” en poses o gestos que no había visto antes. Soy fanática de lo espontáneo y de lo diferente.

¿Qué es lo más insólito que te pasó en estas semanas?

La temporada de fashion week está llena de adrenalina. Pasan tantas cosas por día que es muy difícil procesarlo todo. Cada día es una nueva aventura y hay que estar muy atento minuto a minuto. Suceden cosas insólitas como empezar a ser la fotógrafa favorita de la bloguera que seguía hace años o verme corriendo al lado de 60 fotógrafos para poder tener una foto de Anna Wintour. Empecé a hacer la distinción entre famosos mala onda y famosos buena onda como Salma Hayek, que se sacó una foto con una modelo del show que acababa de terminar y le dijo que cuide su salud y se alimente bien. Se tomó unos minutos para devolverle una sonrisa a la gente y transmitir buena energía.

Otra que es muy buena onda es Anna Dello Russo. Es de saludar, hablar y hacer chistes con los fotógrafos. Incluso pasó que antes del show de Prada en Milán, la calle era un caos de fotógrafos y la policía estaba como loca tratando de controlarnos, pero apareció Anna y todos enloquecimos. La policía empezó a sonar el silbato y a gritar que salgamos de la calle a lo que Anna le dice: “Ay por favor, ¡dejalos hacer su trabajo!”

Olivia Palermo en London Fashion Week. Foto: Romina Intrioni.
Después de Prada en Milán Fashion Week.

¿Qué es lo mejor y lo peor del “circo” que se arma hoy en día afuera de las semanas de la moda?

Hay dos caras en este “circo”. Lo mejor es la cantidad inmensa de personas que conozco diariamente, ya sea fotógrafos, famosos o cualquier otro invitado, muchos de ellos a quienes admiro. Además de los outfits increíbles y ver como las tendencias están ahí, naciendo todos los días. Lo peor es tener la noción de que hoy, la mayoría de las blogueras/influencers están siendo auspiciadas por las marcas y los outfits dejan de ser tan “genuinos” sino que vienen armados, por decirlo de alguna manera. Siguen siendo muy atractivos a la vista, pero pierden esa magia.

¿Cuál es el mayor aprendizaje?

El mayor aprendizaje fue no rendirme nunca y ser fiel a mí misma. Al entrar en un ambiente tan competitivo como este, es duro ser ignorada o incluso recibir mala onda de otros fotógrafos. Tuve que entender que el campo en el que me encuentro es así y que voy a tener que lidiar con esto muchas veces más. También, a lo largo de esas semanas, otros fotógrafos me decían que “esa foto así no está buena” o que “la foto tiene que ser de tal manera”. La manera es la que cada uno quiera y como cada uno la sienta, por algo somos todos diferentes, ¿no?

¿Cuáles son las grandes tendencias que viste?

Como grandes tendencias: riñoneras (Gucci y Supreme con Louis Vuitton) a la cintura o cruzadas por el pecho. Mini -muy mini- carteras o bolsos XXL. Los blazers oversized acompañados de pantalones o shorts (y si son a cuadros mejor) . Las botas over the knee y las botas blancas. El look rojo de pies a cabeza y el color amarillo. Además las carteras de red o las basket bags (amo todas estas tendencias).

Jessie Bush en Paris Fashion Week. Foto: Romina Intrioni.

¿Qué consejo darías a alguien que quiere hacer este tipo de fotografía?

A alguien que quiera trabajar con esta estética, mi consejo es que tiene que ser convincente que se trata de una persona (increíblemente vestida) realizando una actividad que “no está planeada”, así sea caminando, corriendo, con el celular o hablando con alguien. Y siempre tratar de buscar el mejor ángulo para que el outfit se vea interesante, ya que lo que importa realmente del street style es la ropa. Sin buen outfit no hay buena foto.

Antes de Vivetta en Milan Fashion Week. Foto: Romina Intrioni.

¡Sigan a Romina en Instagram!