Hasta hace no mucho, envejecer era presentado como lo peor que le podía suceder a una mujer. Las cremas se vendían con el concepto de “antiage“, las actrices de Hollywood pasaban de interpretar el interés amoroso a ser la abuela en cuestión de pocos años y era imposible que una modelo con canas fuera el rostro de una campaña de moda.

Pero, por suerte, estamos atravesando tiempos de cambio. Las marcas ya no intentan presentar a la mujer de sus anuncios como perfecta y de eterna juventud. Y nosotras mismas ya somos más conscientes de que ese ideal era algo imposible de alcanzar. La belleza dejó de ser entendida como una sola -esa europeocéntrica, joven y delgada- para manifestarse de muchas otras formas. Ahora hay influencers de más de 60, decenas de marcas se alejan del photoshop excesivo y gigantes de la moda como Céline, que eligen a la octogenaria Joan Didion como protagonista de su colección.

Uruguay no es ajeno a ese cambio de paradigma. El mes pasado Rotunda presentó la primera de su serie “Retratos”, a través de la cual van a estar presentando distintos personajes que inspiran a la marca. Sin importar edades, géneros o tipos de cuerpo. La protagonista en esta ocasión fue Karin Piwnica, una arquitecta, publicista, vestuarista y artista plástica de 59 años que un día pasó por el local de La Barra y flechó a todo el equipo. Está clarísimo porqué.

Foto: Brian Ojeda/Rotunda
Foto: Brian Ojeda/Rotunda
Foto: Brian Ojeda/Rotunda

Rotunda ya se había coqueteado con el concepto de bellezas no tradicionales para las fotos de Aré, su línea de lencería, que fue modelada por mujeres de distintos talles. Este primer impulso se va a prolongar a lo largo de 2018 con otras piezas de la serie “Retratos”, que no podemos esperar a ver. Al ser una marca tan atemporal como lo es, resulta fascinante ver como sus piezas se reinterpretan o transforman para que las lleve una chica de 16, una mujer de 60 e incluso un chico.

¡Por más campañas así!

Foto: Brian Ojeda/Rotunda
Foto: Brian Ojeda/Rotunda
Foto: Brian Ojeda/Rotunda