La semana pasada la web se plagó de controversias con respecto a la nueva portada y producción de Vogue, protagonizada por Lena Dunham y fotografiada por Annie Leibovitz. Entre críticas a la revista por photoshopear el cuerpo de Dunham (quien no tiene problema en ocultar sus curvas), el blog Jezebel lo llevó un paso más y ofreció U$S 10.000 por las fotos originales, o sea, sin retoques. Tan solo pasaron dos horas y las imágenes ya estaban publicadas en el popular sitio. Sí habían retoques de luz y de fondos, pero también se modificaron algunos detalles en el cuerpo de Lena. ¿Se trata de una simple cuestión de estética? Y, ¿qué sucede cuando los retoques manipulan nuestra visión de la realidad y, sobre todo, nuestra concepción de la belleza ideal?

Lena-Dunham-Photoshop-Vogue
Una de las imágenes originales y su versión editada | Gif: Jezebel

El uso típico: La chica de portada

Así como sucede con Vogue, toda tapa de revista y campaña gráfica es retocada para que sea más codiciada. Muchas imágenes quedan más espectaculares si se les resaltan las texturas, los colores, los brillos, los contrastes y las luces. Pero en la moda uno de los fines más populares del post edición es el de perfeccionar el cuerpo de la retratada. El tema se complica cuando se retoca a una persona pública que está abiertamente en contra de la promoción de una imagen irreal y poco saludable de la belleza. Una de las más populares en este terreno fue Kate Winslet, quien en numerosas ocasiones criticó las portadas de revistas y producciones fotográficas en las que se le había retocado por completo su figura.

Uno de los ejemplos que resonó más en el pasado año fue el de Jennifer Lawrence. A principios del año pasado comentó sobre sus fotos como imagen de Dior: “Eso no luce para nada como yo. ¡Amo Photoshop más que nada en el mundo! Por supuesto que es Photoshop; las personas no lucen así”. Y no hace mucho en una conferencia opinó: “El mundo tiene esta idea de que si no lucís como una perfecta modelo retocada… Tenés que ignorarlo. Lucís como lucís, tenés que sentirte cómoda. ¿Qué vas a hacer? ¿Estar hambrienta cada día para hacer feliz a otra gente? Eso es estúpido”.

Jennifer-Lawrence-Photoshop
Gif: Huffington Post

Pero hace poco salió a la luz la foto original de Jennifer para una portada del 2011 de la revista Flare. A raíz de esto, las comparaciones entre el original y el resultado final comenzó a desatar críticas en los portales de noticias. En la imagen retocada se relocalizó su clavícula, se la hizo algo más delgada en la cintura, brazos y cadera, ¡pero agregándole kilos de maquillaje! Si bien las diferencias no son para nada drásticas, se trata de una actriz que numerosas veces ha confesado haberse sentido discriminada por su peso y que siempre está aclarando su punto de vista en el asunto.

Cuando las famosas se photoshopean a sí mismas

Cuando parecía que figuras públicas como Miranda Kerr y Kim Kardashian no podían resultar más vanidosas, se desatan controversias como la manipulación de sus propias imágenes. Pero sus casos son distintos. Al parecer Miranda habría photoshopeado su figura en varias imágenes que subió a Instagram. El tema se hace más sospechoso cuando en los retoques ella está mucho más delgada (llegando a dimensiones de Barbie) y sus compañeras de Victoria’s Secret Doutzen Kroes y Alessandra Ambrosio más anchas de lo que realmente son (aunque igualmente lucen una figura perfecta). Tratándose de personas que trabajan con su cuerpo, ¿no les parece un poco vil que haya manipulado el cuerpo de sus colegas? Según la modelo, bajó la imagen ya retocada de Google y no se dio cuenta.

Miranda-Kerr.Photoshop
Gif: Fashin Live Journal
Miranda-Kerr.Photoshop
Gif: Is This Photoshop

Por otro lado se encuentra la reality star más famosa. Todas las semanas Kim Kardashian es noticia, pero últimamente es su post-baby body el que da de qué hablar. Los medios están enloquecidos con el nuevo cuerpo de Kim, quien a cada rato nos mantiene informadas sobre su dieta, ejercicios y resultados en arriesgadas selfies. Pero últimamente especialistas en post edición han acusado a la futura Mrs. West de haber manipulado las imágenes para transformar su cuerpo en uno más delgado y curvilíneo (¡¿más curvilíneo?!).

Sumado a esto, hace un mes Kim fue acusada de haber manipulado una imagen que subió a Instagram; esta vez ¡el retrato de su hija North! Varios medios y personas en las redes sociales la acusaban de haberle depilado las cejas o haberlas photoshopeado, comparando distintas fotos de su hija. Este tema parece demasiado sórdido como para creer, como bromeó Kim en su cuenta de Twitter: “¿La gente realmente cree que le depilaría las cejas a mi hija tan chica? ¡Esperaría por lo menos a que tuviera 2 1/2!”. Luego de aclarar que era una broma, agregó: “Es bastante enfermizo que la gente insinúe que le depilaría las cejas a mi hija. ¡Son gruesas, naturales e increíbles!”.

Kim-Kardashian-Photoshop
La inclinación del marco de la puerta como prueba del retoque de esa área | Fotos: Univisión
Kim-Kardashian-Photoshop-North-West
Foto: UK.OMG

El photoshop para que una modelo luzca más saludable

Esto debe ser lo más insólito en esta selección. Justo cuando pensábamos que se iba a inventar una talla -2 para que las modelos lucieran en las pasarelas, fuentes informan que los editores de las revistas tienen que photoshopear a las modelos para que luzcan más saludables.

Hay varias en el centro de la atención, pero el caso de Karlie Kloss es quizás el más impactante. Para una edición de 2012 de Numéro Japan, el cuerpo de la top model fue modificado para que no luciera tan esquelético.Sus costillas, clavículas y otros huesos debieron ser rellenados para lucir más atractiva. También está el caso de Cara Delevingne, cuyas curvas fueron aumentadas para una campaña de La Perla. En este caso, podríamos pensar que la marca buscaba la cara de la modelo (una de las más importantes de la actualidad) más que su cuerpo.

Karlie-Kloss-Photoshop
Foto: Fashionloving
Cara-Delevingne-Photoshop
Y también desaparecieron sus tatuajes | Fotos: Daily Mail

En un interesante artículo del Daily Mail, se recolectaron testimonios y experiencias de distintos editores de revistas de moda. Jane Kruger, editora de la revista Healthy, admitió tener que retocar el cuerpo de una chica de portada porque su cuerpo estaba demasiado delgado e indispuesto. Y desde la revista Self también han admitido: “Hacemos retoques para que las modelos luzcan más grandes y saludables”. ¡Qué ironía!

La editora de British Vogue, Alexandra Shulman, también manifestó su desaprobación por la apariencia poco sana de las modelos, pidiéndole a los fotógrafos si podían no hacer lucir a las modelos tan flacas.

¿No sería mejor que los editores demanden que las modelos luzcan saludables en la vida real? Como resultado, se puede esperar que mucha gente se confunda al observar las frágiles figuras de las modelos en las pasarelas, y al mismo tiempo admirar sus delgados pero atractivos cuerpos en las producciones. De esta forma, ya no sabemos qué es real y qué está manipulado, y hasta qué punto este tema debería preocuparnos seriamente.

Cuando el photoshop se vuelve muy creepy

Justo cuando pensábamos que podíamos estar alejadas de toda esta locura del retoque, aparece una cuenta bastante escalofriante de Instagram que te involucra: photoshop_fantasy. El asunto salió a la luz cuando Carrie Nelson, redactora de The Frisky, subió una foto a su Instagram en la que aparece sin maquillaje. Hacía meses que Carrie sufría de depresión y ansiedad pero a pesar de todo buscó capturar un bello momento para ver cómo lucía frente a todo lo que estaba pasando. Al día siguiente se sorprendió cuando photoshop_fantasy había retocado su imagen, transformando un momento honesto y real en algo artificial y tenebroso.

Se le habían manipulado sus rasgos faciales así como se le habían maquillado sus pómulos, pestañas y labios. Pero el horror se desató cuando observó que la cuenta había hecho lo mismo con otras víctimas (aunque no se sabe si estas habían cedido sus imágenes). Más allá de la superficialidad demostrada por esta “empresa” (y su forma amateur de retocar las imágenes), lo peor es que la cuenta demostró tener concepciones de belleza bastante racistas, aclarando los tonos de piel y agrandando y modificando el color de los ojos de las retocadas.

Foto: Refinery 29
Foto: Refinery 29

El photoshop tiene sus aspectos positivo y negativos. Puede hacer que nuestras imágenes resulten mucho más impactantes y conseguir efectos artísticos que no se podrían lograr de otra manera. Sin embargo, es tiempo de que se trace una línea entre la realidad y la ficción, sobre todo tratándose de la apariencia física de las personas (más tratándose de ídolos mundiales que muchos imitan). Quizás las marcas y revistas no cambien su modo de accionar, pero sí podemos abrir los ojos y modificar nuestras percepciones de la belleza ideal y real, y no celebrar al Photoshop por mostrarnos el reflejo que queremos ver.